Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

El Joan XXIII es pionero en atender en casa a las madres con cesárea

El centro flexibiliza las altas tanto en partos normales como en cesáreas y abre una consulta para presentar el ´plan de parto´
Whatsapp
Las habitaciones de las madres que han dado a luz ahora son individuales y tienen sofá-cama. Foto: Juli Nomdedeu

Las habitaciones de las madres que han dado a luz ahora son individuales y tienen sofá-cama. Foto: Juli Nomdedeu

Hasta no hace mucho cualquier madre que hubiera sido sometida a una cesárea, independientemente de su estado, no se libraba de pasar tres días en el hospital. En el caso de los partos normales lo mínimo que debían permanecer era dos días.

El Hospital Universitari Joan XXIIIde Tarragona ha sido pionero en Catalunya en dar el ‘alta precoz’ a las madres que lo desean, en particular a las que han sido sometidas a una cesárea y tanto ellas como sus bebés están en buenas condiciones. En este caso pueden ser dadas de alta y luego son visitadas en su domicilio por una matrona que se ha integrado en el equipo de hospitalización a domicilio.

Miriam de la Flor, jefa de ginecología y obstetricia, y Francisca Durán, coordinadora de matronas, explican que ha sido posible gracias a los avances tanto en las técnicas de cirugía como de anestesia.

A las que han tenido un parto normal, que se encuentran bien y están de acuerdo, también se les ofrece regresar a casa un día antes. En estos casos lo que hace el equipo del hospital es coordinarse con la matrona de atención primaria que atiende a la mujer. Esta coordinación es uno de los aspectos de la Unitat Funcional de Ginecologia i Obstetricia.

 

Embarazos deriesgo

No obstante, aclaran Durán y De la Flor, esta opción, especialmente valorada por las madres que ya tienen otros niños, no es para todos los casos, especialmente en un centro como este, donde la mitad (el 50,7%) de los partos que se atienden son de un riesgo alto o muy alto.

El año pasado nacieron en el hospital tarraconense 1.401 niños, una cifra ligeramente superior a los 1.372 del 2013, pero nada comparable con los 2.160 que se llegaron a atender en 2006.

Pero las novedades en la sala de partos no terminan aquí. «Las mujeres cada vez están más informadas, preguntan más», explica la jefa de matronas, quien comenta que se abrirá una consulta específica para las mujeres que van a presentar su ‘plan de parto’ debido al aumento de la demanda.

 

Se populariza el plan de parto

En este plan de la mujer puede dejar por escrito quién quiere que le acompañe durante el proceso, si desea o no que se le aplique anestesia, si quiere poder caminar y probar distintas posiciones o si va o no a dar el pecho al bebé. También si quiere que no se le realice episiotomía (una incisión en la zona del perineo) en los partos normales. De hecho, el año pasado sólo se realizaron en un 6% de los casos. Apenas dos años antes llegaban al 16%.

Eso sí, la petición ‘estrella’, la que pide el 100% de las madres, es que no las separen de sus bebés al nacer, por lo que, si es posible, se intenta hacer la mayor cantidad de procedimientos al bebé ‘sobre’ la mamá.

También se les orienta sobre temas como el clampaje tardío del cordón umbilical (seccionarlo sólo cuando para de latir). Algunos estudios hablan del beneficio de que llegue más sangre desde la placenta al bebé, pero otros dicen que la madre, con este procedimiento, puede sangrar más posteriormente.

También han cambiado los tratamientos posibles. Por ejemplo, existe la opción de aplicar a las mujeres la ‘walking epidural’, es decir, un tipo de anestesia que, a diferencia de la tradicional, permite a las madres mantener la movilidad y poder caminar, algo que no era posible con la anestesia tradicional. El hecho de poder estar de pie favorece el proceso de dilatación y además permite que la madre pueda colaborar más durante la expulsión.

Ofrecen igualmente técnicas no farmacológicas para aliviar el dolor, como masajes, aplicación de frío y calor, electroestimulación y las pelotas de gran tamaño.

Una de las medidas más celebradas por los nuevos padres es el acondicionamiento de las habitaciones; desde el año pasado son todas individuales y cuentan con un sofá cama.

Temas

  • TARRAGONA

Comentarios

Lea También