Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

El Mercat tiene aún 16 locales vacíos a tres meses para abrir

El equipamiento tiene cinco paradas y once locales comerciales por adjudicar. Esto supone que, a cien días para la reapertura, hay un 25% de los 63 puntos de venta sin concesionario

Octavi Saumell

Whatsapp
Imagen del pasado miércoles de las obras de reforma del Mercat Central, que está previsto que finalicen el próximo 15 de FOTOS: LLUíS MILIáN

Imagen del pasado miércoles de las obras de reforma del Mercat Central, que está previsto que finalicen el próximo 15 de FOTOS: LLUíS MILIáN

El Mercat Central tiene a día de hoy aún 16 locales comerciales vacíos a poco más de cien días para que vuelva a abrir. Esto suponen que, a sólo tres meses para que el espacio recupere su actividad, Espimsa tiene pendiente de adjudicar un 25% de los 63 puntos de venta que habrá en el equipamiento situado en la Plaça Corsini, que está en obras desde el año 2011 y que se espera que esté finalizado el 15 de diciembre para que pueda reabrir a lo largo del próximo mes de enero.

Así, según datos facilitados por la propia empresa municipal, en la planta de los paradistas de producto fresco están libres cinco de los 48 puntos de venta, debido a las renuncias y jubilaciones de los actuales concesionarios. También quedan pendientes once de los catorce locales de la planta comercial, mientras que sí que se ha adjudicado la mediana superficie a Mercadona.

«Los espacios que faltan los sacaremos en breve al mercado, ya tenemos posibles candidatos a ocuparlos», explica la presidenta de la empresa gestora del Mercat, Elvira Ferrando. Esto significa que, mientras los vendedores de la carpa provisional han obtenido su concesión administrativa para los próximos cincuenta años a un precio de 1.803 euros el metros cuadrado, la licitación que se sacará a concurso en breve se pondrá a 7.800 euros al metro cuadrado.

«Hemos recibido el interés de comerciantes de fuera para venir al Mercat. En un mes debemos saber quién ocupará estos puntos de venta, ya que deberán hacer obras para que sus tiendas estén listas para la reapertura del Mercat», explica Ferrando, quien espera que la licitación se lleve a cabo a lo largo del mes de noviembre. «Estamos con el pliego de cláusulas», remarca la edil del grupo socialista.

Por su parte, la presidenta de la Associació de Venedors del Mercat Central, Maria Virgili, remarca que gran parte de los paradistas «ya han entrado» al nuevo Mercat con sus operarios e ingenieros para empezar los preparativos previos a las obras de sus puntos de venta. «Vemos que las obras del edificio se han reactivado, pero consideramos que es muy justo que todo pueda estar listo para abrir a principios de enero», afirma la representante de los comerciantes, quien calcula que la reapertura ordinaria del mercado será «a finales de enero». El motivo es que desde principios del mes de diciembre hasta después de Reyes se paralizarán las actuaciones por la campaña y las fiestas de Navidad.

Precisamente, la pasada semana se cumplieron nueve años desde el traslado de los vendedores a la carpa, que se llevó a cabo a mediados de octubre de 2007. «Era impensable que estuviéramos nueve años, ni el más pesimista se lo hubiera podido imaginar, pero ahora ya empezamos a ver la luz al final del túnel», explica Virgili. En esta línea, la máxima representante de los paradistas del Mercat Central reconoce que el traslado a la instalación –en teoría provisional– de la Plaça Corsini «nos ha permitido pasar lo peor de la crisis en un emplazamiento mucho mejor que en el viejo edificio en el que estábamos antes de mudarnos».

De forma paralela, once son los espacios que aún no tienen gestor en la planta comercial, la primera soterrada del futuro equipamiento.En este nivel sí que está adjudicada la mediana superficie, de 1.947 metros cuadrados, que gestionará Mercadona tras realizar un pago al Consistorio de 7,4 millones de euros al ser la única firma que se presentó a la licitación pública.

Pese a ello, de los 14 locales que se se sacaron a concurso el pasado verano sólo se ha formalizado la adjudicación de uno, mientras que otros dos están en trámites administrativos para poder hacerlo. En este sentido, Elvira Ferrando reconoce que «igual no podremos tenerlos todos abiertos para la inauguración», un hecho que cataloga como de «habitual en todos los mercados que se están abriendo». La responsable de Espimsa remarca que la voluntad es que estos espacios «se destinen a usos de restauración» para «generar sinergias con los paradistas y la mediana superficie».

Recientemente, la presidenta de la compañía dependiente del Ayuntamiento de Tarragona anunció que las obras del mercado se encuentran a más del 90% de ejecución. Actualmente, las intervenciones se están centrando en los revestimientos acústicos y decorativos, así como en finalizar el suelo, acabar el sistema de rampas de las escaleras mecánicas e instalar el ascensor. De forma paralela están empezando a montar sus paradas los profesionales del sector comercial que operarán en el epacio.

Cabe señalar que a lo largo de las últimas semanas se han impulsado los trabajos, después del pago de 750.000 euros que el Ayuntamiento realizó a las empresas subcontratadas por parte de la constructora a la que la empresa adjudicataria de las obras –Isolux Corsan Corviam– debía dinero.

«Ahora hay más de 50 operarios trabajando», indica Ferrando, quien valora como de «muy positivo» el acuerdo para que Espimsa recupere la gestión del párking por 5,4 millones de euros.

Los cinco partidos de la oposición critican el calendario anunciado por el Consistorio para que el Mercat vuelva a tener actividad en enero. «No me lo creo. Han dicho tantas fechas que ya no son creíbles», afirma el portavoz de Ciutadans, Rubén Viñuales, quien critica que la «nefasta gestión municipal ha arruinado a muchos empresarios».

Por su parte, Pau Ricomà (ERC) dispara contra «la poca implicación del Gobierno Central», que a día de hoy sólo ha pagado uno de los ocho millones de euros que se esperaban cuando se iniciaron las actuaciones.

En la misma línea se expresa Albert Abelló (CDC), quien recuerda que «cuando los paradistas dejaron el Mercat no había ni Iphone ni Facebook», a la vez que remarca que «la dejadez municipal ha generado un claro deterioro del tejido comercial del centro de la ciudad».

Finalmente, Laia Estrada (CUP) critica el «proyecto faraónico» del nuevo Mercat, así como que los precios «supondrán una elitización de los puntos de venta», mientras que Arga Sentís (ICV) lamenta la intervención «carísima, sobredimensionada e innecesaria» que «provocará que muchos pequeños paradistas no lo puedan pagar».

Temas

  • TARRAGONA

Comentarios

Lea También