El Monasterio de Santes Creus reivindica las mujeres de la Edad mediana con una nueva ruta

Las reinas Blanca de Anjou y Margarida de Prades protagonizan el universo femenino de la comunidad cisterciense

Diari de Tarragona

Whatsapp
Imagen del Monasterio de Santes Creus. FOTO: GENTCAT

Imagen del Monasterio de Santes Creus. FOTO: GENTCAT

El Monasterio de Santes Creus reivindicará el universo femenino de la comunidad cisterciense en la Edad mediana con una nueva ruta a partir del mes de mayo.

Este sábado se ha preestrenado la propuesta en el marco de la celebración del Día Internacional de la Mujer, del 8-M. Bajo el título de ''Dones. Mares, abadesses i esposes', los visitantes conocerán el papel de las reinas y las nobles medievales a través de las tumbas reales y de las imágenes iconográficas en los capiteles. De hecho, se hará hincapié en la reina Blanca de Anjou que fue la primera soberana enterrada en un sepulcro dinástico y político y Margarida de Prades, puesto que protagonizó una posición institucional como reina viuda.

La presencia de las mujeres en el monasterio de Santes Creus es muy escasa, puesto que es una comunidad marcada por los hombres. Sin embargo, hay enterradas las reinas Blanca de Anjou y Margarida de Prades y también la noble Guillema de Montcada, más conocida como 'Invicta Amazona'. Según ha explicado el guía del monasterio, Jordi Vilà, la reina Blanca de Anjou, enterrada en un sepulcro gótico junto a su marido, el rey Jaume II, es el primer caso conocido de una soberana que forma parte de un panteón real. "Hasta aquel momento en los panteones políticos siempre encontramos la figura del rey, las reinas no aparecían. En Jaume y la Blanca están enterrados juntos y es la primera vez que una reina forma parte de un panteón que no es familiar, sino dinástico y político de la Corona de Aragón", ha detallado.

En cuanto a la reina Margarida de Prades, ha destacado el papel más institucional que adquirió a raíz de enviudar. Aun así, Vilà ha señalado el peso de la maternidad en el universo femenino medieval. "Las dos reinas que tenemos a Santes Creus juegan dos papeles diferentes, pero el principal siempre es el de reina madre", ha subrayado.

Una de las curiosidades que repasará la nueva visita es la tumba de la Guillema de Montcada. Esta noble está enterrada sola en el claustro del monasterio. Esto, según ha asegurado Vilà, era un hecho poco habitual en aquella época porque "siempre se compartía el espacio con el marido". Así mismo, el guía ha remarcado, que según narra la leyenda, esta mujer lideró el grupo de vasallos y liberó su esposo capturado por los musulmanes.

Los elementos femeninos al monasterio también se reproducen a los capiteles del claustro real, donde se representan a través de figuras iconográficas. A modo de ejemplo, destacan la figura de la sirena o bien la de la representación de la génesis de Adam y Eva. "A partir del siglo XIII se inicia una corriente contra las mujeres porque se las acusa de todos los males y vicios y se las considera inferiores a los hombres", ha indicado el guía, en referencia a estos testigos que se muestran desde una perspectiva masculina.

El recorrido también pasará por otros espacios del monasterio, como por ejemplo la capilla donde está enterrada la hermana de uno de los abades o bien por la iglesia para enseñar la figura del retablo de Maria Magdalena.

Temas

Comentarios

Lea También