Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

El ‘Mont-Sant’ vuelve al Port de Tarragona, un siglo después

Una reproducción del vapor de Astilleros Tarragona amplía la colección del museo

NÚRIA RIU

Whatsapp
La maqueta del ‘Mont-Sant’ ya puede verse en el Museu del Port. FOTO: ALBA MARINÉ

La maqueta del ‘Mont-Sant’ ya puede verse en el Museu del Port. FOTO: ALBA MARINÉ

El 19 de octubre de 1918 se llegó a un acuerdo a partir del cual se establecía en el barrio del Serrallo la factoría naval Astilleros Tarragona. El primer barco que construyó fue el remolcador Tarraco. Aunque uno de sus proyectos más destacados arrancó en 1919, cuando en la dársena serrallense empezó la construcción de los gemelos: Mont-Sant y Mont-Seny.

Eran barcos construidos a partir de una técnica mixta de madera y hierro, que iban propulsados con vapor. El Mont-Sant fue el primero en nacer. El 29 de junio de 1920, coincidiendo con las fiestas de Sant Pere, se hacía la botadura de una embarcación cuya actividad prácticamente siempre estuvo vinculada con el comercio.

Ahora, un siglo más tarde, el Mont-Sant ha regresado al Port de Tarragona. En concreto, al Museu del Port, que ayer incorporaba a su exposición una maqueta de esta embarcación a escala 1:30. De esta forma, la pieza de dos metros de longitud reproduce los detalles del barco original, con una eslora de 62 metros.

El proyecto arrancó hace cinco años y culmina coincidiendo con este año, en el que se celebra el 150 aniversario de la constitución del puerto moderno de Tarragona. Encarna Porcel ha sido la encargada de llevar a cabo la manualidad. De hecho, la iniciativa ha sido posible gracias a que se conservaba una única fotografía de la embarcación, que aportó Manuel Ortiz. No obstante, el propietario de Efectos Navales Ortiz –hoy Enosa– se quedó sin poder ver la pieza en el museo, ya que falleció el pasado 30 de octubre a los 96 años. Por ello, el acto de inauguración de ayer se convirtió en un sentido homenaje hacia su persona.

La pieza se ha hecho a partir de madera en un 90%. Pueden apreciarse las dos bodegas y la sala de máquinas. Unos detalles que enriquecen a una maqueta que se ha hecho toda de forma artesana.

Durante el acto de presentación, la directora del Museu del Port, Mercè Toldrà, destacó que la incorporación de este elemento «nos permite completar el discurso del modelo propulsor, que va desde la vela a cuadra, de la época romana, al diésel». En la colección faltaba un modelo de vapor y el Mont-Sant, que encima se fabricó en la ciudad, ha sido el modelo elegido para poder explicar su funcionamiento.

La maqueta, además, incorpora un audiovisual a través del cual puede conocerse en 3D el funcionamiento de la máquina de vapor y la actividad de la embarcación. Estuvo vinculada al transporte de abobes, frutos secos, vino y, posteriormente, se dedicó al cabotaje de carbón de Gijón a Bilbao. Tan solo dejó la actividad comercial en 1921, cuando transportó material armamentístico para la guerra de Marruecos. Finalmente, en 1943 realizó su último viaje y seis años más tarde fue desballestado.

El presidente del Port de Tarragona, Josep Maria Cruset, fue el encargado de la presentación de esta nueva pieza en un acto en el que recordó que «dentro de poco» el museo cerrará sus puertas para iniciarse su remodelación. La profunda intervención está previsto que finalice en noviembre del año que viene.

Temas

Comentarios

Lea También