Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

El Morell registra un repunte de episodios de contaminación

Los receptores detectan concentraciones de butadieno y benceno –con componente carcinógeno– superiores a los estándares normativos en algunas horas del día

Mar Rovira

Whatsapp
Los responsables del estudio indican que la situación no es buena y reclaman soluciones a la Generalitat y al sector químico. FOTO: Pere Ferré

Los responsables del estudio indican que la situación no es buena y reclaman soluciones a la Generalitat y al sector químico. FOTO: Pere Ferré

El estudio de calidad del aire de El Morell presentado ayer indica que se han registrado 70 episodios de contaminación entre enero y febrero de este año en el polígono norte del complejo petroquímico de Tarragona. Esto supone un incremento respecto al periodo de entre enero y octubre de 2018, en el que se compatibilizaron 51. Según el informe, el valor más alto de butadieno se ha situado en 15,7ug / Nm3 y el de benceno en 35,6 ug / Nm3, cuando la normativa establece que la media anual no deberían superar los niveles de 2 y 5 respectivamente, dado su componente carcinógeno. 

El equipo del Laboratori del Centre de Medi Ambient de la Universitat Politècnica de Catalunya ha presentado las conclusiones del cuarto estudio de la calidad del aire elaborado durante los meses de enero y febrero en el municipio de El Morell, en el que se han registrado nueve puntos a través de dos receptores, los niveles de contaminación.

El valor más alto
El análisis concluye que el 7 de febrero fue el día en que se detectó el valor más alto de butadieno, cifrado en 15,7 ug/Nm3, que corresponde a la concentración media de doce episodios detectados durante unas tres horas y media de la jornada. Este valor también corresponde al más alto de frecuencia de viento. En cuanto a las concentraciones de benceno, coinciden en días y en las mismas cantidades de horas, pero en este caso, la cifra se sitúa en 35,6 ug/Nm3. Estas puntas suponen que se superen la media máxima anual que es de dos y cinco respectivamente.

El informe también registra los episodios de olor procedente de los controles sociales, el 60 y 70 por ciento de los cuales proceden del polígono norte. En este apartado, se indica que los receptores situados tanto en el almacén municipal como en la calle Nou son los que han tenido más impacto, dado que son los más cercanos a la plata de producción de 1,3-butadieno. 

En contra, el impacto en el instituto El Morell y en la escuela Ventura Gassol ha sido cuatro veces inferior. 

Por todo ello, el director del laboratorio, Xavier Roca, considera que se trata de una situación «episódica» y que ésta no es «buena» en un lugar en que se producen episodios de compuestos carcinógenos con valores que superan los promedios anuales de las normativas vigentes. Ante ello, subrayó que se deberían «reducir el número de episodios de contaminantes» dado que la problemática no radica en la industria sino «en la variabilidad de las emisiones».

Temas

Comentarios