El PMU 14 de Tarragona se centrará en la autosuficiencia energética

Los propietarios del nuevo sector de crecimiento, delante del Col·legi Sant Pau, ya tienen el primer esbozo del plan, que prevé la construcción de 334 viviendas y prevé un huerto solar

NÚRIA RIU

Whatsapp
La nueva urbanización deberá tener en cuenta que no quede afectada la panorámica de la Muralla. FOTO: PERE FERRÉ

La nueva urbanización deberá tener en cuenta que no quede afectada la panorámica de la Muralla. FOTO: PERE FERRÉ

El Pla de Millora Urbana 14, que ocupa los terrenos entre la A-7 y el Col·legi Sant Pau, empieza a caminar. Esta semana se reunía la Associació de Propietaris, que agrupa los dueños de aproximadamente el 50% de los terrenos, para presentar el primer esbozo de un proyecto que tras la anulación del POUM ha cogido celeridad.

El sector, que se conoce como el del Camí de la Salut, ocupa una superficie total de diez hectáreas de terreno. En su zona norte limita con la autovía y comprende la zona de terrenos entre el cementerio y el depósito de vehículos, que no se verá afectado. Se trata de un ámbito de antiguas fincas agrícolas en las que se mantienen algunas viviendas, huertos y chabolas, y en el que se prevé la construcción de 334 pisos. Estos se distribuirán en 25 bloques de viviendas con un impacto progresivo, de forma que los que tengan más altura –planta baja más cinco pisos– se concentrarán en la parte más próxima al Royal Tarraco, mientras que el resto tan solo tendrán tres alturas. Una distribución que se ha hecho para evitar que se rompa la visual de la Muralla desde la carretera del Pont d’Armentera. Asimismo, ya se avanza que «serán viviendas con grandes terrazas y bien orientadas, pensadas en la era postCovid.

El plan también tendrá una zona comercial que dé servicio a este ámbito, en el que se contempla la posibilidad de que haya una gasolinera. «Será una electrogasolinera o con hidrógeno, de última generación», especifica el presidente de la junta de propietarios, Carlos Segarra. Y es que, los dueños de los terrenos se están planteando un proyecto pensado para los nuevos tiempos, en el que la eficiencia energética sea un aspecto prioritario. En este sentido, este primer esbozo en el que se ha estado trabajando contempla la habilitación de un parking disuasorio, con una superficie de 11.600 metros cuadrados y una capacidad máxima para 500 vehículos. El aparcamiento estará cubierto por un parque fotovoltaico, que servirá de cubierta para los coches. «La idea es que la urbanización sea autosuficiente energéticamente», indica Segarra.

Esta zona de estacionamiento tiene la catalogación de equipamientos, de forma que será en suelo público. A partir de ahí, el Ayuntamiento y los propietarios del plan tendrán que hablar para definir el mecanismo de explotación. «Es un tema que debemos acabar de perfilar», explica Segarra. Una de las opciones es que pueda montarse una cooperativa de propietarios de las viviendas, de forma que estos exploten la planta para autoconsumo de la zona residencial. «Es una figura que es muy compleja y que tenemos que estudiar», argumenta. Otra de las opciones es que el Ayuntamiento sea el titular y que busque a una empresa que lo explote para obtener un rendimiento.

El arquitecto encargado de diseñar el proyecto ha sido Saül Garreta, del despacho Garreta Arquitectes, quien destaca que este huerto solar se ubicará «en un terrapleno levantado, que amortiguará el ruido de la autovía». Asimismo, se ha previsto una segunda zona de aparcamiento, en este caso de unos 1.400 metros cuadrados, en la que también se prevé adoptar esta misma solución, de forma que la superficie total que ocuparían las placas sería de unos 13.000 metros cuadrados. Esto, teniendo en cuenta que en rendimiento de estas instalaciones permitiría generar la electricidad para unas 371 viviendas, lo que, teniendo en cuenta el alumbrado público y de la zona comercial, estaríamos hablando de que la urbanización sería autosuficiente en un 80% de la energía necesaria. Al respecto, el concejal de Territori, Xavier Puig, destaca que «es de los primeros planes con una apuesta por la energía fotovoltaica». Y, en este sentido, ya avanza que este elemento será uno de los «imprescindibles» del futuro POUM que se está redactando a nivel municipal.

El plan tiene que desarrollarse por cooperación, lo que significa que será el Ayuntamiento el que tendrá que tirar del carro. Ambas partes aseguran que ya se han reunido en varias ocasiones, para que el proyecto se ajuste a las necesidades del sector, lo que debe servir para agiliar la tramitación. Con todo, los propietarios de los terrenos calculan que entre abril y mayo podrían tener el proyecto definitivo para que pueda iniciarse su tramitación administrativa a nivel municipal. «Si tuviéramos que hacer la carta a los Reyes Magos es que este año pudiera quedar aprobado de forma definitiva el planeamiento», asegura Segarra.

Desde la administración local se valora con buenos ojos que el desarrollo urbanístico de este sector siga adelante. «Cumple la característica de repartir juego y no monopoliza el crecimiento, ya que junto con el PP-01 y el PMU-34, además del PP-10, que son otros de los planes que continúan se está cubriendo tanto el Nord, como Ponent y Llevant», indica Puig.

El PMU-14 emana del POUM anterior y, sin embargo, se ha podido mantener íntegramente dentro de las normas subsidiarias transitorias. Su desarrollo afecta a aspectos relaciona con la movilidad, ya que este permitirá la continuidad de la calle Internet, conectando la Vall de l’Arrabassada y la zona dels Músics prácticamente con la Avinguda Catalunya y la calle Monestir de Poblet. «Es un sector que compacta y que clarísimamente ayuda a generar una movilidad que descongestiona el centro, comunicando zonas que quedaban muy aisladas y ofreciendo una alternativa a los vehículos motorizados», argumenta el tercer teniente de alcalde. Este nuevo enlace debe comportar una alternativa que debe favorecer que se descongestione la Rambla Vella y la Via Augusta.

En cuanto a la movilidad, destaca también que la propuesta formulada por los propietarios contempla la habilitación de un carril bici peatonal en el Camí de la Salut, que permitirá llegar a la playa.

Un segundo aspecto que se valora de forma favorable es que el plan permitirá arreglar esta entrada a la ciudad, con un aparcamiento disuasorio que «evite que los coches tengan que entrar dentro de la ciudad».

Finalmente, la administración local valora que este sector responde a los objetivos de «cohesión» y de «ciudad compacta». «Son los crecimientos que queremos, sostenidos y justificados», añade el responsable de Territori.

Temas

Comentarios

Lea También