Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

El PSC deja solo a Ballesteros en su apoyo al arzobispo

La portavoz local, Sandra Ramos, y el diputado Carles Castillo contradicen el apoyo mostrado por el alcalde  

Octavi Saumell

Whatsapp
Imagen de la manifestación que se llevó a cabo este sábado por la mañana frente al Palau de l’Arquebisbat, en la Part Alta. FOTO: Fabián Acidres

Imagen de la manifestación que se llevó a cabo este sábado por la mañana frente al Palau de l’Arquebisbat, en la Part Alta. FOTO: Fabián Acidres

Malestar en el PSC por la defensa que esta semana ha hecho el alcalde de Tarragona, Josep Fèlix Ballesteros, del arzobispo Jaume Pujol después de que éste último declarara que los abusos sexuales a menores que se han hecho públicos a lo largo de los últimos días «no son tan graves» y que podrían justificarse por «un mal momento» de los párrocos.

Posteriormente, Pujol puntualizó mediante un comunicado de prensa que «cualquier actuación de este tipo, impropia de nadie y más aún de un presbítero, me parece gravísima».

En el partido con sede en la calle Ramón y Cajal no ha gustado la reacción que tuvo Ballesteros, quien en su primera valoración de los hechos en el diario digital La República Checa aseguró que «estoy al lado del señor arzobispo. Le doy todo mi apoyo. Sé que es una persona sensible y que intenta poner remedio sin estridencias ni provocar malos ambientes».

Asimismo, el edil de la formación socialista publicó un tuit en el que aseguró que, sobre los abusos sexuales, «estamos hablando de temas muy graves, que deben investigarse en profundidad y ponerlos incluso en manos de la justicia». Ballesteros recalcó también en la red social que «Tarragona está y siempre estará con las víctimas. Sin fisuras».  

«Abominable»
La controversia que la postura de Ballesteros ha generado entre las filas socialistas puede comprobarse hoy en la página 10 del Diari, en un artículo de opinión firmado por la portavoz de la ejecutiva local del PSC, Sandra Ramos, quien califica como de «abominable» la actitud de la Iglesia a raíz de la polémica. Lejos de la defensa que el alcalde realizó de Jaume Pujol, la dirigente socialista remarca que las declaraciones del arzobispo «destilan la resistencia de una institución a hacer un acto de contrición, a reconocer sus errores y a erradicar esta lacra de sus filas». Asimismo, Ramos añade que «no hay excusas ni debilidades ni medias tintas. Hay posibles delitos y delincuentes y, ante esto, debe haber tolerancia cero». 

En la misma linea se expresa el diputado Carles Castillo, quien considera «impresentable» que «se intenten justificar y minimizar» unos hechos que cree que «deberían estar en manos de los tribunales». El representante socialista manifestó que las opiniones expresadas por Jaume Pujol «son muy desagradables, ya que no dan respuesta a lo que pide la sociedad» y, asimismo, asegura «no estar de acuerdo» con la defensa de Josep Fèlix Ballesteros al arzobispo: «Aquí,  la víctima no es Jaume Pujol, sino las personas que sufrieron los abusos. No creo que el arzobispo sea una mala persona, pero se ha equivocado profundamente en sus declaraciones». 

En la manifestación de ayer frente al Arquebisbat no había ningún concejal socialista del Ayuntamiento de Tarragona. En cambio, sí que estuvieron presentes Carles Castillo, Sandra Ramos y el Primer Secretari en Tarragona ciudad, Santi Castellà. Este último ha afirmado esta semana que, con los casos de los abusos a menores, «no debe haber ninguna complicidad, ni más silencio. Estos hechos son injustificables».  

Temas

Comentarios