Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

El Passeig de la Independència de TGN: Un espacio verde como puerta de acceso al río

El POUM prevé que las viviendas y naves junto al Passeig de la Independència sean reubicadas. Por el momento no hay una fecha

Núria Riu

Whatsapp
El Passeig de la Independència.  FOTO: Alfredo González

El Passeig de la Independència. FOTO: Alfredo González

José Quílez atiende a los primeros comensales que a la una del mediodía hacen parada en Los Maños para comer. Este bar, ubicado en el Passeig de la Independència, es toda una institución. Quílez lleva 54 años detrás de la barra, pero el negocio abrió hace más de setenta años. 

El empresario es un testimonio directo de los cambios y la evolución de esta zona de la ciudad. «Se ha deteriorado. Antes era una calle llena de trabajo y, poco a poco, se ha ido perdiendo todo», asegura. Se refiere al periodo en el que Tabacalera era una fábrica que en su momento de máxima actividad llegó a emplear a unas 800 personas. 

Frente a la fachada principal de Tabacalera sobrevive Los Maños, un negocio de rehabilitación de viviendas y dos bloques de pisos titularidad del antiguo Ministerio de Obras Públicas y Urbanismo (MOPU). La zona de naves fue adquirida recientemente por el Ayuntamiento, que habilitó un aparcamiento disuasorio. Según el POUM, en un futuro toda esta zona será un espacio verde. Los propietarios de los negocios y viviendas serán realojados y esto debe transformarse en la gran ventana al río Francolí. «En un momento dado a alguien se le encenderá la luz y se activará», argumenta Quílez. Los afectados desconocen el cuándo. Una situación de transitoriedad que ha condicionado cualquier expectativa de mejora. «Sabes que un día llegará el momento y como no tienes ni idea del cuándo tampoco te planteas la posibilidad de reformas», dice. 

Hace unas semanas el Ayuntamiento de Tarragona presentó el plan director para le recuperación de la antigua Tabacalera. A partir del año que viene deben empezar las obras, que está previsto que se prolongarán por espacio de diez años, en las que está previsto que se inviertan unos 112 millones para la nueva biblioteca pública y el futuro Museu Nacional Arqueològic de Catalunya, entre otros equipamientos. «Todo esto es mentira, cuando ves que hay zonas más pequeñas que no se han hecho, como el Banco de España, te das cuenta de que no hay nada», asegura este empresario. Quílez lamenta que esta calle, que es la fachada al río, tan solo es una zona de paso para los vehículos.

Temas

Comentarios