Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

El Pirineu de Lleida se instala en la plaça Corsini

Turismo. La Festa de la Neu presenta en la ciudad las novedades de la temporada de esquí a través de espectáculos, música y actividades 

LAURA ROVIRA

Whatsapp
La simulación de snowboard fue una de las actividades que atrajo a más gente en la Festa de la Neu de Lleida en la Plaça Corsini. FOTO: Alba Mariné

La simulación de snowboard fue una de las actividades que atrajo a más gente en la Festa de la Neu de Lleida en la Plaça Corsini. FOTO: Alba Mariné

La Plaça Corsini se trasladaba al Pirineu de Lleida para que la ciudad viviera por un día todo lo que se puede experimentar en la nueva temporada de nieve. Durante la mañana de ayer se celebró una fiesta muy especial en la que se podía practicar snowboard sobre el asfalto o conocer a un grupo de huskies con los que pasear a gran velocidad, aunque cambiando la nieve por el suelo y la adrenalina por las caricias.
Desde las 10.30 de la mañana  el movimiento y la actividad dejó pequeña la Plaça Corsini que, a medida que se acercaba el mediodía, se iba llenando de gente, y es que resultaba difícil no sentir curiosidad al ver una cola de personas esperando para poder esquiar. «Estábamos paseando, no sabíamos que se hacía pero ya llevamos una hora aquí», comentaba una pareja mientras esperaban para probar un juego de consola de realidad virtual en la que sentirte en una de las once estaciones de esquí con las que cuenta el Pirineu de Lleida.

Por primera vez, la tradicional Festa de la Neu –organizada por el Patronat de Turisme de Lleida–se celebraba en Tarragona, dando así la bienvenida a todos aquellos vecinos de provincia que quieran disfrutar de unas vacaciones muy completas y en las que la nieve no es la única protagonista. Las actividades, paisajes y cultura de destinos como la Vall d’Aran son tesoros que ya han sido descubiertos por todo el mundo. El periódico New York Times valoraba esta comarca como uno de los 52 mejores lugares para viajar, en una lista en la que solo hay tres sitios de España. «Estamos muy orgullosos y satisfechos. La singularidad de la Vall d’Aran ha sido lo más destacado por el diario, y eso es gracias al trabajo de todos para mantener nuestra lengua, naturaleza y arquitectura», explicaba Paco Boya, Síndic de lAran, minutos antes de subir al escenario con el grupo les Corbilhuèrs de la Vall d’Aran para representar el folklore de esta comarca a través de cuatro bailes tradicionales.

Música, deporte y diversión

Los Ribatònics de l’Alta Ribagorça o los Minairons de l’Alt Urgell fueron otros de los grupos que llenaron la mañana de actuaciones en la que los protagonistas fueron los más pequeños. Los huskies se convirtieron en la principal atracción de los niños, que no podían dejar de acariciarlos mientras sus padres fotografiaban el momento. «Son muy bonitos y se portan estupendamente. Ya tenemos un montón de fotos, lo difícil será sacarla de ahí», bromeaba Sonia mientras su hija seguía disfrutando de sus nuevos amigos de cuatro patas.

La cola para probar la realidad virtual o el snowboard se igualaba con la de la colchoneta para saltar, en la que muchos niños ya lucían la cara pintada o un pin personalizado. Y es que eran dos de las actividades que también se podían realizar en una fiesta que llenó de nieve del Pirineu de Lleida la Plaça Corsini a través de sensaciones. Una mezcla de adrenalina y diversión es lo que sintió Rubén al subirse en la tabla de snowboard y colocarse unas gafas que cambiaban el Mercat Central por las nubes y la nieve. «Me ha gustado mucho, parece fácil pero tienes que controlar mucho el equilibrio. Es muy real», expresaba Rubén, quien visita habitualmente la estación de esquí Baqueria Beret. Con un poco más de miedo –aunque con la misma sonrisa– se subía a la tabla Sergio, un joven que siempre ha visto la nieve a través de pantallas o de gafas como las que se puso. Sin soltar la mano del soporte, también disfrutó de una experiencia que afirma tener pendiente.

La Festa de la Neu también contó con huskies. FOTO: Alba Mariné

Además de espectáculos, música y juegos, un grupo de voluntarios se encargaba de repartir folletos informativos y explicar a todos aquellos interesados lo que podían encontrar en el Pirineu de Lleida. Esta temporada destaca por la mejora de algunos servicios y por la apuesta de aquellos que quieren hacer del turismo algo más. 

Más y mejor

Ricard Font, presidente de Ferrocarrils de la Generalitat de Catalunya (FGC), también quiso estar presente en la Festa de la Neu para invitar a todo el mundo a probar unas instalaciones potenciadas. «Hasta el momento, las visitas en ferrocarril han aumentado entre un 20% y un 60%, un hecho que demuestra el trabajo conjunto realizado para mejorar los servicios», comentaba Font, quien añadía: «Por nuestra parte, hemos apostado por la actualización, pero también por la sostenibilidad con la instalación de dos cañones de nieve que producen el doble con la mitad de energía y el mismo nivel de agua».

Faltaban pocos minutos para las 12 del mediodía. El panorama en la Plaça Corsini combinaba pequeños y grandes participando en las actividades, curiosos atentos a las actuaciones encima del escenario y muchas personas escuchando las novedades como la que comentaba Font en el puesto de información. El reloj del Mercat Central sonó y empezó el Amparito Roca, la Festa de la Neu estaba llegando a su fin. El Carrilló puso la banda sonora a esta visita y escenificó la unión de Tarragona y Lleida, donde la costa disfrutó del Pirineu por un día.

Temas

Comentarios

Lea También