El Port habilitará el punto de acogida en el Refugi 1

El Tarragona Cruise Port Welcome Center facilitará la operativa de embarque y desembarque en las nuevas instalaciones

Núria Riu

Whatsapp
El Refugi 1 se adaptará como centro de bienvenida a los cruceristas. FOTO: Alfredo González

El Refugi 1 se adaptará como centro de bienvenida a los cruceristas. FOTO: Alfredo González

La naviera Costa Cruceros ha hecho una apuesta fuerte por el Port de Tarragona. Cuando hace tres años fijó el enclave tarraconense como puerto base de operaciones para uno de sus itinerarios lo hizo con el neoRiviera, con capacidad para 1.727 pasajeros.

El año pasado incrementó su pasaje con el Costa Victoria (2.394 viajeros) y esta temporada seguirá reforzando su presencia con el Costa Fortuna (3.470 personas). Esto ha obligado a introducir cambios en la operativa de embarque y desembarque, que prescindirá de la carpa provisional que se había instalado en el Moll de Llevant, para hacerse desde el Refugi 1, en el Moll de Costa. 

El Tarragona Cruise Port Welcome Center incrementará los 80 metros cuadrados de superficie del año pasado a 1.300. Además, debe hacer la espera más agradable y cómoda para el pasaje. El nuevo espacio contará con una zona de butacas, wifi, máquinas de vending y teles en las que se proyectarán vídeos sobre Tarragona. 

Según fuentes de la Autoritat Portuària, la adaptación de este nuevo espacio en el que se hacían exposiciones, se ha hecho obligado por las nuevas circunstancias. «Ahora nos llegarán más de mil personas más de golpe, debemos poder gestionarlo», asegura el Port de Tarragona.

El año pasado el embarque del pasaje se hacia en la aduanilla, en unas instalaciones próximas a las Escales Reials. Allí les recogían las maletas, para enviarlas al barco, y se hacía el pre checking, que finalizaban en la carpa, cuando ya estaban a punto de embarcar. Ahora, toda esta operativa va a hacerse en el Refugi, a donde ya podrá recogerse toda la documentación.

El desembarco también va a gestionarse de esta forma. Los recién llegados serán conducidos en autobús al Moll de Costa y allí ya se encontrarán con su equipaje, que habrá sido trasladado en paralelo. Allí finalizarán su viaje. Y desde este mismo punto las personas que se hayan bajado del barco podrán esperar un taxi o un autobús, que les lleve a su destino final. Está previsto que en estas jornadas cierre al público la zona de aparcamiento, para facilitar la operativa de cara a los cruceristas. El objetivo final, según asegura la Autoritat Portuària, es «dar más buena imagen y que los pasajeros estén más contentos». 

Temas

Comentarios

Lea También