Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

El Port prepara un segundo concurso para el futuro restaurante del Pòsit

La primera convocatoria quedó desierta en abril. Se pide que el tipo de cocina sea tradicional y mediterránea
Whatsapp
Imagen del estado actual de las obras de rehabilitación del edificio, situado en el frontal marítimo del barrio de pescadores. Foto: Lluís Milián

Imagen del estado actual de las obras de rehabilitación del edificio, situado en el frontal marítimo del barrio de pescadores. Foto: Lluís Milián

La Autoritat Portuària (APT) sacará a concurso, por segunda vez, la concesión del restaurante del edificio del Pòsit de Pescadors –antiguamente llamado La Puda–. La primera convocatoria del concurso para la adjudicación del local se celebró el pasado abril. La convocatoria quedó desierta, aunque según fuentes oficiales de la Autoritat Portuària, «eran muchos los interesados inicialmente en el proyecto».

La Autoritat Portuària cree que la principal razón por la que el concurso quedó desierto es por las incertidumbres provocadas por diferentes deficiencias y patologías técnicas aparecidas en el transcurso de las obras de rehabilitación de este edificio.

Algunas de las patologías estructurales y problemas técnicos del inmueble están relacionadas con la antigüedad del edificio. Por ello la APT ha realizado una adecuación integral a la normativa vigente, como por ejemplo poner más lavabos.

Estos contratiempos, junto con el descubrimiento de las columnas originales exteriores que fueron testigos de los bombardeos de la Guerra Civil, han atrasado el proyecto. Los problemas técnicos ya han sido resueltos. En junio se convocará un nuevo concurso para la gestión.

Actualmente, la Autoritat Portuària se encuentra redactando el pliego de cláusulas del concurso público. El único requisito que se pide en el modelo de negocio es que el tipo de cocina sea mediterránea y tradicional.

Todo empezó en 2012, cuando la Autoritat Portuària compró a la Confraria el edificio del Pòsit de Pescadors. La idea fue recuperar todo el inmueble y consolidarlo como uno de los símbolos más emblemáticos del barrio marinero de la ciudad.

 

Devolver al barrio algo suyo

Para el Port de Tarragona, no solo era importante el restaurante; también quería devolverle al barrio «una cosa que es suya»: el pequeño teatro situado en la primera planta del edificio. Xavier Climent es el arquitecto del proyecto. Su intención, junto con la de la Autoritat Portuària ha sido conservar la esencia del edificio adaptándolo a la normativa vigente.

El restaurante, situado en la parte baja del inmueble, sufrirá algún cambio, como por ejemplo, que su barra será más corta y que se adecuarán las escaleras para que el espacio quede mejor repartido.

Por la calle Callao –donde actualmente está Catalunya Caixa–, se ubicará una puerta para la entrada y salida de mercadería. El edificio contará con un sistema de ascensores. El único espacio que en estos últimos tiempos se utilizaba, a parte del restaurante, era la sala donde los jubilados jugaban al dominó, llamada la Llar de l’Avi Pescador. En el nuevo proyecto, este espacio se convierte en una sala polivalente y de exposiciones. En el altillo se habilitará un espacio reservado para el restaurante.

En la primera planta, lugar en la que todos los serrallencs han vivido experiencias y que en estos últimos tiempos utilizaba la coral para ensayar, se recuperará el antiguo teatro, y se colocarán sillas movibles.

En la segunda planta se habilitarán oficinas de la Autoritat Portuària de Tarragona. Esto permitirá unamayor relación de la gestión cultural del Port con el barrio del Serrallo. El reloj singular del edificio presidirá la fachada.

Temas

  • TARRAGONA

Comentarios

Lea También