Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

El SEM realiza una salida cada dos días por alertas de ahogamientos

En los meses de junio y julio se contabilizan en la provincia un total de 9 víctimas mortales, dos más que en el mismo periodo de 2014
Whatsapp
El primer ahogado de esta temporada fue un joven de 22 años que se bañaba en los espigones del Port Esportiu de Tarragona. Foto: A. Juanpere

El primer ahogado de esta temporada fue un joven de 22 años que se bañaba en los espigones del Port Esportiu de Tarragona. Foto: A. Juanpere

Poco antes de las siete de la mañana, una llamada al 112 alertaba de una emergencia por ahogamiento en Tarragona. Dos ambulancias salían hacia la cala Capellans. Casi 5 horas después, la misma emergencia procedía de Cunit. En ambos casos, las víctimas fallecían en el agua y la autopsia dictaminará el origen de su muerte.

En el caso de Tarragona, la víctima es una mujer de 47 años arrastrada por la corriente (ver más información en la página siguiente) y en la localidad del Baix Penedès, la tragedia se cernía con una anciana de 84 años que no pudo salir del agua por el mal estado del mar y los socorristas la sacaron inconsciente hasta la orilla, donde fallecía poco después a pesar de los esfuerzos de los sanitarios.

La situación de ayer en dos poblaciones de la provincia no es tan extraordinaria como podría parecer. En estos dos meses de 2015 (junio y julio), los datos oficiales de Emergències Mèdiques (SEM) –y otros recopilados d eProtecció Civil, Bombers de la Generalitat y Mossos– revelan que tanto en el Camp de Tarragona como en Terres de l’Ebre hay un incremento de servicios por ahogamientos. Aunque las cifras fluctuan, lo cierto es que hay una media hasta fecha de hoy de la activación de ambulancias cada 48 horas para emergencias de ahogados.

Tanto en Catalunya como en Tarragona, muchas alertas han terminado en final feliz, puesto que la rapidez de los servicios sanitarios y los socorristas en las playas ha permitido rescatar a los bañistas implicados. Sin embargo, hay 9 casos donde no se ha podido hacer nada.

A fecha de hoy, el registro del SEM contabiliza 24 salidas por ahogamientos y 9 víctimas mortales en la provincia, dos de ellas son menores de 5 años y coincide que pasaron en piscinas privadas de las Terres de l’Ebre (Ampolla y L’Ametlla de Mar). El resto de víctimas mortales se han producido en las playas o costas (Salou, Cunit, El Vendrell, L’Ametlla y Tarragona) y uno en el río Ebre. Las cifras son peores que en 2014. En las mismas fechas había 18 salidas y dos víctimas mortales menos.

Hace unos días el conseller Boi Ruiz pedía extremar las precauciones ante el incremento de emergencias por ahogamiento, sobretodo en menores de edad (se han cuadriplicado –ver cuadro anexo–). Lo cierto es que los mismos expertos sanitarios y socorristas consultados alertan de que hay cierta despreocupación y falsa seguridad con menores y a veces esta confiaza termina en una tragedia irreversible. «Las piscinas no son parques acuáticos y hay que tener mucho cuidado para que ocurra una desgracia», explican los profesionales.

 

Semana negra

Hace hoy una semana, un niño de 3 años fallecía en una piscina privada en L’Ametlla de Mar. Este miércoles, otro niño era evacuado en la misma localidad hasta el hospital de Sant Joan de Déu con pronóstico grave. El sábado, un policía de Cambrils y dos bañistas rescataban a un niño de 6 años que se lo llevaba la corriente en la playa de L’Ardiaca.

La situación es preocupante cuando todavía queda un mes largo de vacaciones y las playas, piscinas, embalses y ríos se llenan a rebosar. «Es difícil encontrar la solución para evitar tragedias, pero si que hay que ser precavido y tener en cuenta que bañarse puede ser peligroso si no se toman medidas», explican socorristas consultados por el Diari.

Precisamente ayer, uno de los factores que pudo influir en la muerte de las dos mujeres era el mal estado del mar. «Aunque pueda parecer una situación controlable, el mar puede convertirse en una trampa», añaden las mismas fuentes.

Precisamente esta semana, un turista ruso que se bañaba por la noche en la playa de L’Almadrava fue rescatado por un bañista y trasladado de urgencia al hospital Sant Joan de Reus con pronóstico grave. El pasado miércoles (día 22) una turistade unos 60 años fallecía en Salou. «Tememos un mes de agosto complicado», dicen los expertos.

Temas

  • TARRAGONA

Comentarios

Lea También