Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Más de Tarragona

El Sant Jordi prevé abrir como polideportivo de uso público en diciembre de 2017

El complejo será sede del voleibol durante los Juegos. Tras ellos, la reconversión en polideportivo público durará cinco meses

Francisco Montoya

Whatsapp
Panorámica general de las obras, ayer. Foto: Pere Ferré

Panorámica general de las obras, ayer. Foto: Pere Ferré

El Complex Sant Jordi necesitará, una vez pasen los Juegos Mediterráneos de Tarragona 2017, cinco meses de adecuación y está previsto que para diciembre de 2017 abra sus puertas ya como polideportivo de uso ciudadano. Las obras del complejo, que comenzaron en noviembre, están por ahora cumpliendo los plazos. En el solar, en desuso desde 2004 y delimitado por la Rambla Lluís Companys, la Avinguda d’Andorra y la calle Marquès de Guad-el-Jelú, se están construyendo ahora un equipamiento deportivo y una nueva residencia universitaria que servirá de ampliación a la actual Residència Sant Jordi, insuficiente para una universidad como la URV.

El espacio deportivo será inicialmente el pabellón que acogerá la competición de voleibol durante los Juegos Mediterráneos y está previsto que se pueda inaugurar en abril del año que viene, lo que dejará dos meses para tests y preparativos de cara a la cita. También la residencia de estudiantes está previsto que se inaugure a la vez. «Se han comprometido a acabarlo a principios de abril y están convencidos de que será así. De hecho, los cimientos y estructura básica ya están levantados, así que se llega más que de sobras», dijo ayer el alcalde, Josep Fèlix Ballesteros, durante un acto protocolario de visita de obras que sirvió de alternativa a la tradicional «primera piedra», habida cuenta de que en este caso los trabajos llevan ya algunos meses en marcha.

De voleibol a piscina

El espacio deportivo, no obstante, cambiará una vez terminen los Juegos:está previsto desmantelar la pista de voleibol y convertirla en una piscina, entre otras modificaciones, para reabrir finalmente como polideportivo de uso ciudadano. Unas tareas de reconversión que durarán unos cinco meses.

Según el diagrama que maneja la empresa concesionaria del complejo, Viding Fitness, la segunda quincena de julio (los Juegos acaban el 15 de ese mes) y todo el mes de agosto se destinarán al desmontaje de la pista de voleibol, mientras que parte de agosto, septiembre, octubre y noviembre serán los meses de construcción de la piscina. Los dos últimos meses serán también los destinados a la instalación del equipamiento polideportivo. El citado diagrama fija para diciembre de 2017 la apertura del polideportivo, un complejo de uso ciudadano de nada menos que 9.400 metros cuadrados «con una sala fitness de 1.200 metros cuadrados, cuatro salas de actividades, más de 600 metros cuadrados de vestuarios, una piscina de 25x28 metros, otra piscina para actividades, zona de spa, seis pistas de pádel...», enumeró ayer el director general de Viding, Jaime Gross, y añadió: «Vamos a proporcionar a la ciudad de Tarragona unas instalaciones de altísima calidad, con maquinaria de última generación, personal cualificado... Serán unas instalaciones de referencia no sólo en Tarragona, sino en toda Catalunya».

Gross dejó claro que el nuevo polideportivo estará a disposición de toda la ciudadanía de Tarragona, especialmente los estudiantes de la URV, que gozarán de un 25% de descuento en las tarifas. Posteriormente, el alcalde, Josep Fèlix Ballesteros, matizó durante su atención a los medios que los descuentos serán «para vecinos, jóvenes y universitarios».

Junto con el equipamiento deportivo, el otro gran edificio del complejo será la residencia universitaria, que gestionará la empresa especializada Resa –que ya gestiona la actual residencia Sant Jordi–. La instalación, de 3.211 metros cuadrados, tendrá una capacidad para 160 personas y contará con planta baja y cuatro niveles de altura. Finalmente, además de esos dos grandes edificios, el complejo tendrá también una gran plaza pública central de unos 2.000 metros cuadrados y un aparcamiento con 85 plazas.

Temas

  • TARRAGONA

Comentarios

Lea También