Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

El Serrallo: Rita pagó 43 euros por el romesco de su bisnieta Emma

¿Quién es el mejor Mestre Romescaire? El barrio de El Serrallo recupera este fin de semana su pasión por este plato tan marinero

Carla Pomerol

Whatsapp
Emma Vanessa Dalmau, con su plato estrella, ayer en El Serrallo. FOTO: FABIÁN ACIDRES

Emma Vanessa Dalmau, con su plato estrella, ayer en El Serrallo. FOTO: FABIÁN ACIDRES

Emma Vanessa Dalmau, de casi 11 años, se puso su delantal para empezar a cocinar el plato estrella de la jornada. Preparó los ingredientes para elaborar la salsa de romesco, y encendió el fogón portátil. Parecía una escena del exitoso programa televisivo, MasterChef Junior, pero no lo era. Esta vez, el plató se montó en la pérgola de El Serrallo y Emma fue la única participante del concurso Petit Mestre Romescaire. La actividad forma parte de los actos previos del concurso que hoy se celebrará también en el barrio marinero y que desvelará quién es el mejor Mestre Romescaire de Tarragona.

Dalmau, junto a sus abuelos, preparó un romesco de rape de primera categoría. «Me encanta cocinar. Siempre que voy a casa de l’àvia le pido permiso para ayudarla», explicaba la joven, quien aseguraba que sus platos estrella son las croquetas, las albóndigas y el romesco. Y ayer lo demostró. Sus abuelos, serrallencs de toda la vida, regentaron durante unos años un restaurante en el barrio. «Desde muy pequeñita le encantaba estar en esa cocina y aportar su granito de arena», explicaba ayer, orgullosa, su abuela Maribel López.

Después de más de dos horas de elaboración, llegó el momento de la subasta de la cazuela –siguiendo así el mecanismo del concurso de adultos, que se celebrará hoy–. Su bisabuela, Rita Pastor, también serrallenca, fue la primera en pujar. Pagó 43 euros por la delicatessen que su bisnieta acababa de hacer. Emoción en estado puro la que se vivió durante esos tres minutos en la pérgola.

Los miembros del jurado probaron el plato y le dieron un excelente. Incluso uno de los Mestres Romescaires allí presentes, Josep Ramon Tules –más conocido como Pitu Mosquits–, dijo lo siguiente después de degustarlo: «Será complicado poder superarlo».

Ayer también fue el turno del Tast Popular Romescaire. Por cinco euros, los comensales pudieron probar el romesco de sepia con patatas de Pitu Mosquits. «Somos italianos y una amiga nos ha traído aquí. Nunca habíamos comido este plato y nos ha encantado. Queremos ir a cenar a algún restaurante que lo hagan», explica Goretti Dante.

Que la tradición no muera

Y justamente esta es la intención de los organizadores: recuperar la pasión por el romesco y no dejar que esta tradición culinaria tan serrallenca muera. Hoy llega el plato fuerte de las jornadas: el concurso para descubrir quién es el mejor Mestre Romescaire del momento. Se trata de un certamen que nació en el 1951 y que se celebró hasta el 2015, a manos del Sindicat d’Iniciativa i Turisme, entidad que ahora también colabora con el acto.

Esta vez, la idea surgió de la Associació d’Empresaris d’Hostaleria Tarragona Ciutat (AEH), quien quiere mantener el carácter bianual de las jornadas. Además, desde el día 5 al 17 de noviembre, más de 30 restaurantes de toda la ciudad ofrecerán menús y cassoletes con romesco.

«Se trata de un plato olvidado. Es muy difícil encontrárselo en las cartas de los restaurantes de la ciudad», explicaba Javier Escribano, presidente de la Associació d’Hostaleria Tarragona Ciutat, quien añadía que «con estas jornadas esperamos que los clientes reclamen cada vez más el romesco en sus comidas».

Temas

Comentarios

Lea También