Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

El Serrallo denuncia aguas fecales en el Moll de Costa

El Ayuntamiento de Tarragona lo desmiente y asegura que fue debido al intenso episodio de lluvia

Carla Pomerol

Whatsapp
Los emisarios arrojaban agua sin parar. FOTO: Facebook

Los emisarios arrojaban agua sin parar. FOTO: Facebook

Los vecinos del barrio de El Serrallo denunciaron el pasado domingo que los emisarios del Moll de Costa estaban arrojando aguas fecales.

Ocurrió sobre las doce del mediodía, cuando unos vecinos avisaron a la Policia Portuària de la presencia de agua sucia y contaminada en el entorno de las embarcaciones. 

«Hacía mala olor y el agua era de color oscuro y había elementos sólidos». Así definía la situación Anna Gil, una de las primeras vecinas en darse cuenta del líquido que caía al mar. Agentes de la Policia Portuària se desplazaron hasta el lugar, quienes llamaron a Ematsa. Un operario llegó a la zona y comprobó que el bombeo funcionaba correctamente.

Aun así, los allí presentes insistieron en que no era normal que pasara esto. Algunos confesaban no haber visto nunca antes que los emisarios del Moll de Costa arrojaran tanta agua al mar. Incluso algunos pescadores, que tienen aparcada su embarcación muy cerca, estaban preocupados por el aspecto del líquido.

«Esto pasa muy a menudo cuando llueve mucho, pero supongo que nadie se había fijado. Antes se inundaba el puente y ahora el agua va directamente al mar», aseguraba un vecino del barrio.

La Associació de Veïns del Serrallo decidió denunciar este episodio a través de las redes sociales. La entidad pide que se deje de arrojar agua sucia en el mar, y menos tan cerca del Passeig Marítim. «Señores del Ayuntamiento. Alguien debería hacer su trabajo, ¿no? ¿O es que ahora solamente estamos por los Juegos?», decían desde la asociación de vecinos del barrio marinero. 

Por su parte, desde el Ayuntamiento aseguran que el agua era debido a la fuerte lluvia, y que el bombeo funcionaba bien, tal como comprobó el operario de Ematsa. «Se trata de una situación que pasa habitualmente cuando llueve con mucha intensidad en un período de tiempo muy corto», explica el consistorio, que descarta que fueran aguas fecales.

Temas

Comentarios

Lea También