Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

El Serrallo estrena sede para los jubilados

El 17% de los ciudadanos del barrio marinero son mayores de 65 años. Desde hoy podrán disfrutar de un espacio propio
Whatsapp
Los vecinos se muestran contentos por el esperado acontecimiento. Foto: Carla Pomerol

Los vecinos se muestran contentos por el esperado acontecimiento. Foto: Carla Pomerol

La calle Espinach, número 24-26, será desde hoy el nuevo punto de encuentro de los jubilados del barrio marinero de Tarragona. Esta mañana se inaugurará la Llar de Jubilats del Serrallo. En el barrio viven cerca de 1.100 personas, de las cuales un 17% son mayores de 65 años, «razón más que suficiente para que el Ayuntamiento de Tarragona nos otorgara un local destinado a la tercera edad», argumenta Ferran Diago, presidente de la Associació de Veïns del Serrallo.

Cuando en el año 2010, Ferran Diago se puso al mando de la asociación se preguntó cuáles eran las principales carencias del barrio. No hubo ninguna duda; un espacio digno y en condiciones para que los jubilados pudieran reunirse era lo más necesario. «Éramos conscientes de las dificultades económicas por la que estamos pasando administraciones y asociaciones, pero queríamos luchar por nuestro objetivo», explica Diago. Se pusieron manos a la obra y cinco años más tarde el deseo se ha hecho realidad.

El Serrallo siempre ha sido un barrio con una personalidad propia, donde todos los habitantes se conocen y comparten el día a día, ya sea en la panadería o en la plaza principal. Hasta ahora, en invierno, las mujeres del barrio se reunían en una casa particular para hablar de sus cosas, y en ocasiones realizaban manualidades. Durante el verano tomaban el fresco en la Plaça de la Família Pescadora, cerca de la iglesia. En cambio, los hombres se juntaban en un espacio llamado La Llar de l’Avi Pescador, situado al lado del restaurante La Puda. Allí jugaban al popular domino o a cartas. Pero hace aproximadamente un mes empezaron las obras del edificio y los jubilados se encontraron desamparados. Pero esto ya es agua pasada; a partir de hoy, hombres y mujeres de la tercera edad coincidirán en la nueva Llar de Jubilats del Serrallo.

La sede, situada en el corazón del barrio, cuenta con 100 metros cuadrados de espacio. Un cuadro de nudos marineros y distintas imágenes del Serrallo antiguo decoran el local. Según explica el presidente de la asociación, la Llar dispone de dos espacios: el primero, destinado a los hombres, con seis mesas, y el segundo, a las mujeres, con una gran mesa preparada para hacer manualidades. Las actividades estarán gestionadas y programadas desde Serveis Socials del consistorio tarraconense. La Llar también acogerá exposiciones y presentaciones de libros en los próximos meses. De momento, el recinto estará abierto de 9 a 13 y de 15.30 a 19.

Enriqueta Sánchez, jubilada y serrallenca, muestra su alegría por el acontecimiento, y apunta que «sólo esperamos la buena aceptación de los vecinos para poder disfrutar del espacio». Por otro lado, Ferran Diago, presidente de la Associació de Veïns del Serrallo, se siente orgulloso por el entendimiento entre el barrio y el consistorio. Según Diago, el siguiente proyecto es encontrar los espacios para las diferentes asociaciones culturales del barrio.

Temas

  • TARRAGONA

Comentarios

Lea También