Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

El Serrallo, harto de que las lluvias arrastren la basura hasta el barrio

El presidente de la asociación de vecinos del barrio marinero asegura que 'ya están cansados de ser el vertedero de Tarragona'
Whatsapp
La noche del pasado sábado, el Pont de la Petxina volvió a inundarse a causa del atasco de los siete desagües y tuvieron que acudir los bomberos. Foto: Xavi Papió

La noche del pasado sábado, el Pont de la Petxina volvió a inundarse a causa del atasco de los siete desagües y tuvieron que acudir los bomberos. Foto: Xavi Papió

Los vecinos del Serrallo vivieron, durante la noche del sábado, otro de los desagradables capítulos de lluvia a los que ya están acostumbrados. Se inundó, como ya es habitual, el puente de entrada al barrio marinero, conocido como el Pont de la Petxina. Pero el problema no es la fuerte lluvia, sino la gran cantidad de porquería de las calles más cercanas –mayoritariamente papeles y plásticos– que se desplazan a causa de la lluvia y de la fuerte pendiente hasta el puente. Toda esta suciedad atasca los desagües del lugar, evitando que los sumideros hagan su función y transporten las aguas hasta el mar. Aunque los vecinos del barrio marinero están habituados a esta molesta situación, están hartos de los malos olores y de la suciedad que se contempla en el lugar cuando la lluvia cesa.

El escenario del Pont de la Petxina después de una jornada de fuertes lluvias es repugnante, según explican los vecinos del Serrallo. Papeles y plásticos procedentes de las calles más cercanas al barrio marinero –como la calle Pere Martell, Ramón y Cajal o la calle Real– son transportados por la fuerza de las aguas de la lluvia hasta el lugar. Una escenografía incoherente con el bonito aspecto del Passeig Marítimo.

El pasado domingo por la mañana, después de las fuertes lluvias del sábado, el presidente de la Associació de Veïns del Serrallo, Ferran Diago, llamó a los servicios de limpieza del Ayuntamiento, que acudieron a la zona inmediatamente. Los trabajadores de la brigada tuvieron que acicalar y desinfectar el lugar, primero con un succionador y después manualmente. Es por esto, «por el bien de todos», como dicen los vecinos, que lo más adecuado sería realizar un trabajo de prevención de limpieza por parte del Ayuntamiento y «así evitar que el Pont de la Petxina se convierta en el vertedero de Tarragona cada vez que llueve un poco más de lo normal».

Pero lo cierto es que los vecinos del Serrallo ya están acostumbrados a esta situación. Antes de que el puente se reformara –antes del 2004–, la situación era aún peor, y sobre todo, era más peligrosa. Los coches se quedaban atrapados, y el agua canalizaba peor, porque no había tantos sumideros. Además, la calle Gravina y Sant Pere también quedaban inundadas.

El Port de Tarragona ha trabajado duro, durante años, para evitar estas desagradables situaciones: puso solución a las goteras del puente y realizó las obras de mejora de canalización. Con esto consiguieron que las aguas pluviales que iban a parar a los desagües fueran destinadas en línea recta al mar y a una distancia de menos de 100 metros. Así pues, no queda ninguna duda de que el Pont de la Petxina ha sufrido modificaciones para su mejor funcionamiento.

El otro puente

El Serrallo también está delimitado por otro puente: el Pont de l’Avinguda de la Independència, conocido por los serrallencs como el Pont de Ferro. Este puente no es víctima, o por lo menos no lo es tanto, de las fuertes lluvias. No baja tanta basura, y además, el Port de Tarragona realizó una obras que permitieron levantar las aceras e incorporar una barandilla. Esto no es posible en el Pont de la Petxina, ya que el Pont de Ferro tiene más altura.

Los vecinos viven esta situación desde una perspectiva conformista. Aun así, los serrallencs están cansados de que cada vez que llueve el agua arrastre la porquería de la ciudad hasta el barrio marinero.

Temas

  • TARRAGONA

Comentarios

Lea También