Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

El Serrallo recoge más de 1.000 firmas para acabar con la inseguridad

El pleno del Ayuntamiento acordó ayer elaborar un plan integral del barrio e implantar, de manera urgente, medidas para luchar contra la delincuencia y el incivismo

Carla Pomerol

Whatsapp
El bloque número 2 de la calle Sant Andreu cuenta con muchos pisos okupados.

El bloque número 2 de la calle Sant Andreu cuenta con muchos pisos okupados.

Los vecinos de El Serrallo están satisfechos. Por primera vez, el pleno del Ayuntamiento de Tarragona habla y debate sobre la inseguridad que vive el barrio marinero desde hace aproximadamente tres años. La moción, presentada por el PDeCAT, ERC, Ciutadans y la CUP, fue apoyada por el resto de grupos municipales, que acordaron ponerse manos a la obra para erradicar la inseguridad en El Serrallo. La iniciativa nace de una reunión entre los grupos municipales y los vecinos del barrio, hace unas semanas. 

Desde el 2015, El Serrallo sufre una situación de inseguridad como consecuencia de las distintas actuaciones incívicas y delictivas. En los últimos meses, la situación ha empeorado, provocando problemas en la convivencia del barrio. Hace unos meses, la entidad vecinal cambió de manos, y la nueva junta tuvo claro, desde un primer momento, que la prioridad era acabar con esta situación. 

Según los grupos municipales que defendieron la moción, en algunas calles de El Serrallo hay tráfico de drogas, peleas en la vía pública, proliferación de pisos vacíos que son propiedad de entidades bancarias y conflictos con okupas. Todo ello provoca una percepción de inseguridad por parte de los vecinos, que aseguran tener miedo cuando salen a la calle. 

Las formaciones denunciaron la falta de inversiones y de políticas para mejorar las infraestructuras del barrio. «Falta iluminación en algunas calles de la zona, hay suciedad y restos de basura en la vía pública, además de la existencia del cableado telefónico y eléctrico en zonas peligrosas», decía la moción.

El equipo de gobierno se comprometió a redactar un plan integral de El Serrallo, con la participación vecinal, para mejorar las infraestructuras, la convivencia, la dinamización del tejido social y la seguridad. Por otro lado, también habló de implantar medidas urgentes, como la instalación de cámaras de videovigilancia en puntos estratégicos, mantener la presencia policial, soterrar el cableado, mejorar la iluminación e incrementar la limpieza. Finalmente, uno de los acuerdos de la moción era sancionar a los tenedores de pisos vacíos en el barrio marinero, para evitar las okupaciones ilegales. 

La oportunidad

Estas medidas están consensuadas con los vecinos de El Serrallo. «Tenemos la oportunidad de que estos actos no se perpetúen, ya que pondrían en riesgo el barrio», opinaba el portavoz del PDeCAT, Dídac Nadal. Por su parte, Jordi Fortuny, de ERC, explicó que «cuando hicimos la reunión, acudieron unos 200 vecinos. Esto dice mucho de la preocupación que hay. No estamos a la altura de El Serrallo». Laia Estrada, de la CUP, defendió que «es necesario hacer un diagnóstico sobre cómo están los barrios de la ciudad». 

Por su parte, desde el equipo de gobierno, su portavoz, Begoña Floria, aseguró que ya se han llevado a cabo algunas reuniones entre vecinos y policía. El alcalde Ballesteros se defendió de los ataques, recordando los dos millones y medio en inversiones «que supusieron un cambio total en las aceras y fachada del barrio».

Por otro lado, la Associació de Veïns del Serrallo se propuso recoger firmas para acabar con la inseguridad y los actos incívicos en el barrio. Durante dos domingos y en alguna otra ocasión, la junta se ha plantado en el Passeig Marítim para llenar las hojas de apoyo. Ya llevan más de 1.000 firmas. Todo un éxito.

Temas

Comentarios

Lea También