Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

El Síndic espolea a los vecinos de la Part Alta a reivindicar su descanso

Insta al Ayuntamiento a hacer un mapa de la actividad acústica de la ciudad ya que es la única capital de Catalunya que no lo tiene

Núria Riu

Whatsapp
El Síndic de Greuges de Catalunya, Rafael Ribó, en el acto de la plataforma Farts de Soroll. FOTO:  LLU�S MILI�N

El Síndic de Greuges de Catalunya, Rafael Ribó, en el acto de la plataforma Farts de Soroll. FOTO: LLU�S MILI�N

Invitado por la plataforma Farts de Soroll, el Síndic de Greuges de Catalunya, Rafeal Ribó, presentó ayer el informe sobre ‘El dret a la convivència’. Toda una declaración de intenciones que llega en una semana en la que el ruido en la Part Alta se ha puesto de nuevo encima de la mesa. En una intervención delante de una treintena de personas, Ribó espoleó a los asistentes a reivindicar su derecho al descanso. Una cuestión «que aún no está suficientemente reconocida dentro de las leyes y en la que debemos profundizar más».

Los representantes de esta plataforma han presentado dos quejas a este organismo. La primera fue en 2016 e iba acompañada de un centenar de firmas. Al año siguiente, cuando se dirigieron de nuevo a esta institución, la cifra de firmas había subido a cerca de 1.200.

Sobre la segunda de las solicitudes, el organismo que depende de Ribó no se ha pronunciado aún. De momento tan solo ha solicitado más detalles sobre el grado de emisiones, el número de actividades, la frecuencia en la que se llevan a cabo, cuál es la afectación sobre el descanso vecinal y las actuaciones que ha llevado a cabo la Guàrdia Urbana.

Sin embargo, el Síndic sí que se ha pronunciado sobre la primera de las solicitudes. Y, en este sentido, ha solicitado al Ayuntamiento de Tarragona que haga un mapa de la actividad acústica de la ciudad. Ribó lamentó que ésta «es la única capital de Catalunya que aún no lo tiene». Además ha recomendado al Consistorio que tome «medidas eficaces» para abordar este problema y que analice y mida el impacto acústico de las actividades que se lleven a cabo.

En su intervención, Ribó reivindicó la «convivencia entre descanso vecinal y las celebraciones de actividades». Y justificó que la Llei 11/2009 autoriza un máximo de doce espectáculos públicos o actividades recreativas extraordinarias al año. Pese a ello, reconocía que el problema está en la interpretación que hagan los ayuntamientos, dado que no se estipula si estos festivales pueden durar una semana o quince días.

Rafael Ribó recordó a los vecinos que después del paquete social, la sostenibilidad es el segundo bloque que genera más quejas delante de este organismo. Y éste incluye desde el ruido a las reivindicaciones de los vecinos de les Terres de l’Ebre para mejorar el servicio ferroviario o conseguir que el Euromed pare en la estación de L’Aldea.

Temas

  • TARRAGONA

Comentarios

Lea También