Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

El TSJC frena que dos zonas de Ponent tengan comercio

Desestima un recurso municipal para que la parte posterior del Carrefour y el entorno de la N-340 en Campclar sean Trama Urbana Consolidada

Octavi Saumell

Whatsapp
Imagen del plan parcial que hay detrás del Carrefour. FOTO: pere ferré

Imagen del plan parcial que hay detrás del Carrefour. FOTO: pere ferré

El Tribunal Superior de Justícia de Catalunya (TSJC) ha desestimado un recurso presentado por el Ayuntamiento de Tarragona para lograr la implantación de equipamientos comerciales en los polígonos que hay en la parte posterior del Carrefour –el que enlaza el centro comercial con Les Gavarres, conocido como PP9– y otro que está junto a la N-340, a la altura de Campclar –PP13–. La decisión del juez es del 10 de diciembre y, esta mañana, el Consistorio decidirá en el pleno de hoy si ejerce la última vía legal que está en sus manos y presenta un recurso de casación ante el Tribunal Supremo.  

El objetivo municipal es que estos dos planes parciales, situados en los dos extremos de la zona de Ponent, sean considerados como Trama Urbana Consolidada (TUC). Así lo pidió el Consistorio a la Generalitat en un informe de diciembre de 2014, que fue rechazado por el Govern en junio de 2015. A raíz de ello, el Consistorio acudió a la justicia.  

Sólo hoteles o concesionarios

En su petición, el Ayuntamiento presentó la solicitud para llevar a cabo un plan de mejora urbana que tenía como objetivo «revitalizar los barrios centrales de Ponent, concretando los usos de los equipamientos y posibilitando implantar los usos comerciales», enlazando los dos polígonos con las zonas residenciales de los barrios de Ponent. Se da la circunstancia de que, al no ser considerado como TUC, estos polígonos sólo pueden albergar negocios del sector terciario –como hoteles, talleres o concesionarios–, pero no están habilitados para contar con superficies comerciales. Se da la circunstancia de que el POUM sí que permite el uso comercial, pero el informe desfavorable del Govern provoca que no se puedan otorgar licencias comerciales, por lo que la dinamización de los solares se ha paralizado 

En su resolución desfavorable, el Govern justificó su decisión en el hecho de que los dos planes parciales «no disponen de un uso residencial dominante». Se trata del mismo caso donde estaba previsto que se implantara IKEA, junto al Anillo Mediterráneo. Allí, se decidió impulsar un nuevo barrio con mil viviendas para que el entorno pudiera acoger la zona comercial que ahora está en el aire. 

Temas

Comentarios

Lea También