Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

El Teatret del Serrallo se consolida como espacio cultural

En dos años, el enclave en el barrio marítimo se ha hecho su lugar en la trama urbana 
 

Diari de Tarragona

Whatsapp
Este domingo, el grupo Donallop actuó en el espacio cultural del Serrallo  FOTO: A.LLORENS

Este domingo, el grupo Donallop actuó en el espacio cultural del Serrallo FOTO: A.LLORENS

Un día de lluvia y viento puede no ser muy agradable para salir a disfrutar de música en directo y un vermut, pero el hecho es que, ayer a mediodía, las casi 130 plazas disponibles del Teatret del Serrallo estaban todas llenas.

El de este domingo es el segundo de los conciertos que ha programado el festival Ja Veus para este 2018 y la formación mallorquina Donallop —hasta ayer desconocidos para la gran mayoría del auditorio— se pusieron el público en el bolsillo gracias a una formación musical muy cuidada y la poderosa voz de su vocalista. 

El éxito de esta convocatoria no es fortuito, ya que, el día antes, los tarraconenses Harrison Ford Fiesta llenaron también este espacio hasta los topes, en el marco del mismo festival, durante la presentación de su último disco La Fête. La buena acogida de las dos citas ayudan a certificar la consagración del recuperado antiguo teatro de barrio del Serrallo como uno de los nuevos puntos  actividad cultural de la ciudad. 

Desde la apertura después de la renovación a cargo del arquitecto Xavier Climent, en julio de 2016, el Teatret de Tarragona ha acogido cerca de 100 acontecimientos de tipo cultural, que se reparten entre producciones propias del Port de Tarragona —entidad propietaria del edificio desde el 2011— colaboraciones con entidades locales y actos cívicos y culturales del Serrallo.

De este modo, la actuación de la Autoritat Portuaria ha permitido consolidar propuestas como la presentación de revistas, proyecciones del Festival REC y todo tipo de actuaciones musicales.

 «Estamos muy satisfechos del bueno nivel de acogida que, de momento, tiene este espacio y pensamos continuar con este ritmo de actividad en el futuro», confirma el gerente de Port Ciutat, Gabriel Mas, que detalla que «un edificio como este, que marca la identidad propia del Serrallo, tiene todos los ingredientes para dar cabida a propuestas culturales tanto de entidades del barrio como del resto de la ciudad». 

Además, Mas remarca que la programación que ofrece el Teatret se complementa con la oferta cultural que ofrece el Museu del Port y los Tinglados del Moll de Costa, que han consolidado «una propuesta cultural estable que permite un circuito cultural que nos permite mirar al mundo sin perder las raíces marineras de una zona llena de historia y tradición».

La formula del éxito que define el responsable de Port Ciutat se define en destinar esfuerzos específicos a promocionar el equipamiento, abrirse a todo tipo de propuestas locales y mantener el papel integrador en el barrio. 

Catalizador económico y social 

Al margen de la buena acogida de público de las propuestas, algunos negocios de la zona —en especial los relacionados con la restauración— coinciden en destacar que la apertura de este espacio ha significado un revulsivo para su actividad, en especial los que se encuentran en zonas próximas al Moll de Pescadors.

«Es una influencia positiva,  ya que el hecho que haya una programación cultural estable puede aportar más volumen de clientes», certifica Angel Pérez, gerente del restaurante El Pòsit, que se encuentra en las instalaciones del mismo edificio.

Pérez  admite que «aunque la actividad ha ido in crescendo y se ha notado, sobretodo, este último año no cabe duda que es un punto más que enriquece la propuesta del Serrallo». 

Del mismo modo, los agentes culturales locales también ven con buenos ojos la iniciativa. «Los responsables de gestionar el espacio están abiertos a todo tipo de opciones  y es importante contar con una buena predisposición», confirma el artista y gestor cultural Joan Rioné, que destaca que las buenas cifras de ocupación del edificio son «una buena noticia». 

Comentarios

Lea También