Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Tarragona Urbanismo

El abandono de Ca l’Ardiaca causa humedades en las casas contiguas en Tarragona

Los vecinos denuncian que, a pesar de haberse reunido con los propietarios, no consiguen solucionar el problema

AGNÈS LLORENS

Whatsapp
Imagen de la habitación de la casa de Maria Rosa Morales, totalmente afectada por las humedades. FOTO: PERE FERRÉLOS VECINOS DEL NÚMERO 4 DE LA CALLE MERCERIA SUFREN EL MAL FUNCIONAMIENTO DEL SISTEMA DE DESAGÜE DE CA L’ARDIACA. FOTO: PERE FERRÉ

Imagen de la habitación de la casa de Maria Rosa Morales, totalmente afectada por las humedades. FOTO: PERE FERRÉLOS VECINOS DEL NÚMERO 4 DE LA CALLE MERCERIA SUFREN EL MAL FUNCIONAMIENTO DEL SISTEMA DE DESAGÜE DE CA L’ARDIACA. FOTO: PERE FERRÉ

Olor persistente de humedad, paredes con manchas que aparecen con cada episodio de lluvias fuertes y incomodidad. Estas son las molestas consecuencias con las que tienen que lidiar los cuatro vecinos del inmueble ubicado en la calle Merceria número 4, que lamentan los numerosos problemas con los que hace años que conviven a causa de colindar con el patio trasero del edificio de Ca l’Ardiaca y su deficiente sistema de desagüe.

Los propietarios del edificio denuncian que, a pesar de sus múltiples quejas dirigidas a la propiedad de la inmueble y al Ayuntamiento, no se encuentre ninguna solución a un problema aparentemente simple, pero que empeora con cada episodio de mal tiempo. Una de las vecinas mas afectadas por esta situación es Maria Rosa Morales, que reside en el segundo piso. Una de las habitaciones de su hogar, que da directamente al patio interior donde se acumula la humedad de Ca l’Ardiaca, aparece ante nuestro ojos como una habitación prácticamente inservible; paredes con manchas, hedor de lluvia y todas sus pertenencias guardadas en cajas para preservar los objetos. «He intentado en varias ocasiones amueblar esta habitación, pero es imposible, porque con cada episodio de lluvias fuertes se vuelve totalmente inservible», se lamenta Morales, que explica que toda el agua que recogen parte de los tejados de Ca l’Ardiaca llegan hasta el patio trasero que se encuentra en contacto directo con esta habitación que, a causa del mal sistema de desagüe, se va malogrando con el paso del tiempo. «Hace más de veinte años que estamos así», se queja esta vecina, que explica que «mis hijos han sufrido problemas de asma debido al empapamiento de las paredes, yo misma me he caído alguna vez intentando limpiar los desperfectos y temo que la proximidad con el cable de la luz cause alguna desgracia». «Siento rabia cada vez que llueve, porque sé que tendré nuevos problemas en casa», explica Morales.

El problema no les afecta a ellos únicamente, ya que los problemas debido a la humedad traspasan ya al resto de pisos del edificio y también a la tienda de productos ecológicos de la planta baja, según denuncia la comunidad de vecinos. «Nuestro sentimiento es de rabia e indignación», se exclama Conchita Gil, otra de las afectadas, que explica que «los vecinos vivimos en el inmueble, lo cuidamos porque es un edificio catalogado y no entendemos porque no se nos da una solución a un problema que, evidentemente, nos afecta y mucho».

Ante esta realidad, la comunidad vecinal explica que ha intentado en varias ocasiones ponerse en contacto con los propietarios del edificio, la empresa zaragozana Desarrollos Arbe, para reclamar que solucione este problema y que, de momento, nadie ha actuado para poner remedio a su situación. Los vecinos explican que, después de insistir en varias ocasiones, el pasado mes de noviembre se produjo un encuentro con los técnicos de la empresa, para analizar el problema.

«Nos dijeron que nos dirían alguna cosa, pero seguimos esperando una respuesta», explica Gil, que detalla que «llegamos al punto de proponerles hacer la actuación, ya que creemos que el problema se puede solucionar con facilidad». Preguntada por este medio de comunicación, la empresa ha rehusado a hacer comentarios.

Por su parte, el Ayuntamiento de Tarragona manifiesta que la responsabilidad de actuar corresponde a los propietarios y abre la puerta a los vecinos a actuar «por la vía judicial», Por su parte, los vecinos se manifiestan «totalmente desolados por no poder encontrar ninguna solución a un problema al que hace años que nos enfrentamos. Estamos muy cansados», apuntan.

Temas

Comentarios

Lea También