Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

El acusado de apuñalar dos veces a un joven en su casa de Boscos de Tarragona seguirá en prisión

La Audiencia cree que hay tanto riesgo de fuga porque el sospechoso es lituano como que vuelva a cometer la agresión

Àngel Juanpere

Whatsapp
La agresión se produjo en este domicilio de la avenida de Boscos de Tarragona. Foto: Pere Ferré/dt

La agresión se produjo en este domicilio de la avenida de Boscos de Tarragona. Foto: Pere Ferré/dt

àngel juanpere
El acusado de haber apuñalado a un amigo en el domicilio de éste en Boscos de Tarragona el pasado 31 de agosto seguirá en prisión preventiva. Así lo han decidido los magistrados de la Sección Cuarta de la Audiencia Provincial de Tarragona, quienes han apuntado en su auto que existe riesgo de fuga –el sospechoso es de nacionalidad lituana– y además hay posibilidad de reincidencia, a tenor de las extrañas circunstancias en que se produjeron los hechos.
La agresión se produjo  en el número 9 de la avenida Boscos, en la urbanización del mismo nombre. El domicilio es propiedad de la familia de la víctima, natural de L’Ametlla de Mar. Y el agresor sería un amigo, que estaría pasando unos días en la casa.
Durante la noche anterior los dos jóvenes estuvieron jugando a un videojuego de contenido altamente violento –así se indica en el auto de la Audiencia Provincial–. La víctima se fue a dormir y sobre las diez y media de la mañana se despertó al notarse dos heridas de arma blanca en el pecho, sin saber quién se las había producido. Su amigo se encontraba en el sofá y manifestó que él no sabía nada. 
Fue la víctima quien llamó al teléfono de emergencias. Una ambulancia la trasladó al Hospital Joan XXIII. Una de las heridas le afectó el hígado y tuvo que pasar por quirófano y necesitar transfusión sanguínea.
Desde el primer momento, los Mossos d’Esquadra sospecharon del amigo porque la puerta no estaba forzada. Cuando al día siguiente los agentes pudieron hablar con la víctima, lo confirmó. Se trata de un ciudadano lituano de 19 años y vecino de Cambrils.
Tras pasar a disposición judicial, el juez ordenó su ingreso en prisión acusado de un delito de tentativa de asesinato. 
El abogado defensor del acusado presentó un recurso de apelación ante la Audiencia Provincial. Lo sustentaba en base a que el joven goza de «sólido arraigo personal y familiar en territorio español», aunque sea originario de Lituania, «ha venido desarrollando su vida en territorio español junto a los miembros de su familia, con quienes convive en una vivienda, habiendo también realizado diversos estudios de formación profesional». El fiscal se opuso a las pretensiones de la defensa. 
La Audiencia reconoce que el acusado presenta «lazos sólidos» con España y que su familia vive aquí, pero añade que el caso a juzgar es muy grave y que los lazos que le unen con su país de origen «podrían facilitar su huida y ocultación en su país» así como la ausencia de todo dato relativo a arraigo profesional o laboral alguno en España. 
El riesgo
El sospechoso aseguró a los agentes cuando lo detuvieron que  llevaba unos días viviendo en la vivienda de Boscos, «y ello no hace sino neutralizar en cierta medida las notas de arraigo que presenta el recurrente y que se afirman para negar un eventual riesgo de fuga, riesgo que en este momento a nuestro entender no queda desdibujado como consecuencia de los extremos indicados». 
Pero para los magistrados sigue habiendo riesgo también de que la agresión se vuelva a repetir debido a las extrañas circunstancias en que se produjeron los hechos «en el que al parecer la supuesta agresión por parte del recurrente al Sr. (...) no habría venido precedida de disputa o conflicto previo entre ambos, pudiendo obedecer a algún tipo de patología o mecanismo reactivo del recurrente al hecho de haber pasado la noche jugando a un videojuego de contenido altamente violento».

El acusado de haber apuñalado a un amigo en el domicilio de éste en Boscos de Tarragona el pasado 31 de agosto seguirá en prisión preventiva. Así lo han decidido los magistrados de la Sección Cuarta de la Audiencia Provincial de Tarragona, quienes han apuntado en su auto que existe riesgo de fuga –el sospechoso es de nacionalidad lituana– y además hay posibilidad de reincidencia, a tenor de las extrañas circunstancias en que se produjeron los hechos.

La agresión se produjo en el número 9 de la avenida Boscos, en la urbanización del mismo nombre. El domicilio es propiedad de la familia de la víctima, natural de L’Ametlla de Mar. Y el agresor sería un amigo, que estaría pasando unos días en la casa.

Durante la noche anterior los dos jóvenes estuvieron jugando a un videojuego de contenido altamente violento –así se indica en el auto de la Audiencia Provincial–. La víctima se fue a dormir y sobre las diez y media de la mañana se despertó al notarse dos heridas de arma blanca en el pecho, sin saber quién se las había producido. Su amigo se encontraba en el sofá y manifestó que él no sabía nada.

Fue la víctima quien llamó al teléfono de emergencias. Una ambulancia la trasladó al Hospital Joan XXIII. Una de las heridas le afectó el hígado y tuvo que pasar por quirófano y necesitar transfusión sanguínea.

Desde el primer momento, los Mossos d’Esquadra sospecharon del amigo porque la puerta no estaba forzada. Cuando al día siguiente los agentes pudieron hablar con la víctima, lo confirmó. Se trata de un ciudadano lituano de 19 años y vecino de Cambrils.

Tras pasar a disposición judicial, el juez ordenó su ingreso en prisión acusado de un delito de tentativa de asesinato.

El abogado defensor del acusado presentó un recurso de apelación ante la Audiencia Provincial. Lo sustentaba en base a que el joven goza de «sólido arraigo personal y familiar en territorio español», aunque sea originario de Lituania, «ha venido desarrollando su vida en territorio español junto a los miembros de su familia, con quienes convive en una vivienda, habiendo también realizado diversos estudios de formación profesional». El fiscal se opuso a las pretensiones de la defensa.

La Audiencia reconoce que el acusado presenta «lazos sólidos» con España y que su familia vive aquí, pero añade que el caso a juzgar es muy grave y que los lazos que le unen con su país de origen «podrían facilitar su huida y ocultación en su país» así como la ausencia de todo dato relativo a arraigo profesional o laboral alguno en España.

El riesgo

El sospechoso aseguró a los agentes cuando lo detuvieron que llevaba unos días viviendo en la vivienda de Boscos, «y ello no hace sino neutralizar en cierta medida las notas de arraigo que presenta el recurrente y que se afirman para negar un eventual riesgo de fuga, riesgo que en este momento a nuestro entender no queda desdibujado como consecuencia de los extremos indicados».

Pero para los magistrados sigue habiendo riesgo también de que la agresión se vuelva a repetir debido a las extrañas circunstancias en que se produjeron los hechos «en el que al parecer la supuesta agresión por parte del recurrente al Sr. (...) no habría venido precedida de disputa o conflicto previo entre ambos, pudiendo obedecer a algún tipo de patología o mecanismo reactivo del recurrente al hecho de haber pasado la noche jugando a un videojuego de contenido altamente violento».

Temas

  • TARRAGONA

Comentarios

Lea También