Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

El acusado de matar a Blanca Tàrrega tiene un amplio historial delictivo y ya estuvo en prisión

El arrestado es Aitor Rivas Samaniego, de 38 años, de nacionalidad española y con residencia en Tarragona ciudad

Octavi Saumell

Whatsapp
Imagen del pasado jueves por la tarde, cuando los Mossos d´Esquadra detuvieron al presunto asesino de Blanca Tàrrega. Foto: alba mariné

Imagen del pasado jueves por la tarde, cuando los Mossos d´Esquadra detuvieron al presunto asesino de Blanca Tàrrega. Foto: alba mariné

El principal sospechoso de cometer el pasado jueves el asesinato de Blanca Tàrrega se llama Aitor Rivas Samaniego, nació en 1977 y tiene residencia en Tarragona; concretamente, en el número 32 de la calle Sant Antoni Maria Claret, donde compartía piso con un colega que también tiene antecedentes penales, según confirmaron anoche al Diari fuentes de la investigación. Se trata de un hombre con un amplio historial delictivo por robos con violencia en la ciudad de Tarragona que incluso habría estado en la prisión hace unos años. El detenido se encuentra actualmente en la comisaría de los Mossos d’Esquadra de Campclar, a la espera de que mañana por la tarde o –como muy tarde– el lunes por la mañana pueda pasar a disposición judicial.

Este último extremo fue confirmado ayer por el conseller d’Interior, Jordi Jané, quien aseguró que «muy probablemente» la persona que los agentes del cuerpo de seguridad autonómico arrestaron anteayer en la avenida Marquès de Montoliu podría ser el autor de la muerte por estrangulamiento de la psicóloga de 54 años y madre de dos hijos.

De hecho, fuentes de la investigación aseguran que los testimonios de varias víctimas anteriores del supuesto asesino confirmaron que con ellas utilizó el mismo modus operandi, agarrándolas por el cuello hasta dejarlas casi sin aire mientras les daba un golpe en la nuca. Los investigadores también habrían localizado sangre del detenido en el ascensor donde forcejeó con la víctima. Los Mossos llevaron a cabo ayer un registro en el domicilio del arrestado que se prolongó durante cuatro horas. Los agentes se llevaron varias cajas y bolsas para analizar, pero no se localizaron joyas ni objetos de valor.

Víctima casual

Los hechos ocurrieron a primera hora de la tarde, cuando la trabajadora del Grup Pere Mata volvía a su domicilio de la calle Fra Antoni Cardona i Grau después de cumplir su jornada laboral. Antes de llegar a casa pasó por un cajero automático para sacar dinero. Fue entonces cuando el presunto asesino se habría fijado en ella, pues no se conocían de nada. La siguió para entrar con ella al interior del bloque. La agresión podría haber empezado dentro del ascensor, pero el cuerpo terminaría inerte en el rellano.

El aviso al 112 se realizó a las 15:48 horas y varias unidades de los Mossos d’Esquadra y diferentes ambulancias llegaron minutos después. Fue entonces cuando se inició la investigación de los agentes de la Divisió d’Investigació Criminal de la Regió Policial del Camp de Tarragona. Los Mossos facilitaron la descripción del posible agresor a la Guàrdia Urbana de Tarragona –1,75 metros de altura, piel morena y pelo negro– y poco antes de las 20 horas se concretó la detención de un hombre que reunía esas características en la confluencia entre la Avinguda Catalunya y Sant Antoni Maria Claret, acusado de un delito de robo con violencia e intimidación. El hombre, posiblemente asustado por lo que había hecho, se deshizo del bolso que había arrebatado a la víctima con el dinero dentro.

‘Investigación sólida’

Jordi Jané estuvo ayer presente en el minuto de silencio que se llevó a cabo en la Plaça de la Font. Después de mostrar el «completo rechazo a toda forma de violencia», así como el apoyo que se prestará a la familia, el conseller destacó la «rápida intervención» de los cuerpos de seguridad que permitió «la identificación y detención del presunto asesino en pocas horas». Según Jané, la coordinación entre Mossos y Policía Local fue «excepcional».

«Nos encontramos ante un presunto homicida, un delincuente que cuenta con un extenso historial de robos con violencia en la ciudad de Tarragona, pero no de asesinatos», explicó ayer el responsable del gabinete autonómico, quien afirmó que «se trata de un suceso excepcional, ya que los hechos delictivos han bajado de manera importante en la ciudad».

Jané mostró su voluntad para que el asunto «tenga un recorrido judicial rápido». En esta línea, el conseller remarcó que «nada puede devolver ya la vida a Blanca Tàrrega, pero la rápida actuación de los cuerpos policiales nos da confianza».

El conseller de Interior Jordi Jané también remarcó que el caso sigue bajo secreto de sumario, pero aseguró que los Mossos d’Esquadra «están trabajando en una línea muy sólida, y esperamos que en breve de una forma concluyente».

Temas

  • TARRAGONA

Comentarios

Lea También