Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

El árbitro tarraconense de 18 años que ha perdido los 9.000 euros que tenía en acciones

Prácticamente se ha quedado sin sus ahorros de toda la vida 

Diari de Tarragona

Whatsapp
Roger, natural de Torreforta, ante una sucursal del Popular en Tarragona y con el extracto de sus acciones.  Foto: Lluís Milián

Roger, natural de Torreforta, ante una sucursal del Popular en Tarragona y con el extracto de sus acciones. Foto: Lluís Milián

Roger Andreu ya sabe que el carné de conducir tendrá que esperar. También empezar a amueblar su piso, comprado por su padre en Torreforta. «Apenas podré hacer nada, me he quedado con 2.000 euros», dice, apesadumbrado y enfadado. 

Él es uno de los 300.000 accionistas del Banco Popular que han perdido toda su inversión. En concreto, 9.023 euros pertenecientes a un total de 12.800 acciones. A pesar de contar sólo con 18 años, Roger había acumulado una notable cantidad de dinero: «Ahí se incluyen las pagas familiares que me daban, regalos, dinero que me habían ido ingresando desde que nací... y también lo que había ganado yo como árbitro durante dos temporadas. Eran mis ahorros». 

Pese a su juventud, Roger tiene espíritu de inversor. «Me gusta todo este mundo de la bolsa, la inversión. Sé que tiene riesgos, y lo he podido comprobar, pero me gusta desde pequeño, y quiero seguir en él». Su padre le aconseja y le asesora, pero es el joven Roger quien, con su dinero, acaba decidiendo. A finales de 2016 compró 2.800 acciones.

Compró una semana antes
El grueso, 10.000, las adquirió a finales del mes de mayo, en concreto el día 30, por un valor de 6.547 euros que también ha acabado perdiendo. «Las compré hace muy poco porque pensaba que iba a haber una fusión, podrían subir de valor y ganar algo de dinero», cuenta Roger.

En concreto, se hizo con esas acciones con un ánimo especulador y sólo una semana antes de la compra del Popular por parte del Santander que ha acabado afectando a más de 300.000 accionistas en toda España. «Intenté avanzarme para poder hacer algo de negocio pero me ha salido mal», se queja. Precisamente en el Banco Santander compró acciones y la operación surtió efecto. Invirtió alrededor de 1.000 euros y acabó ganando 600 en unos meses. 

Roger asume ahora su error pero también denuncia opacidad dentro del propio banco en los últimos días y el hecho de que los accionistas se queden ahora sin su dinero. «La situación es injusta. Es verdad que cuando compras acciones te sometes a ese riesgo, pero nos han dejado caer a todos, a accionistas minoritarios, a trabajadores que intentaban sacar algo de rendimiento a sus ahorros. Han vendido la entidad por un triste euro», concede él, que ahora quiere ir a por todas a la hora de reclamar su dinero. 

Busca organizaciones de usuarios en las que pueda articular su demanda. A pesar del mal trago, no cejará en su empeño de seguir invirtiendo: «Me gusta esto mucho y continuaré, aunque ahora tengo que ahorrar».

Temas

Comentarios

Lea También