Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

El auge del comercio on line dispara los accidentes de furgonetas

A más compras por internet, más siniestralidad. La DGT avisa del incremento y el sector del transporte alerta de que se revientan precios, hay falsos autónomos y márgenes exiguos

Raúl Cosano

Whatsapp
Un bombero observa los restos de un accidente con una furgoneta y un camión implicados en Alcover. FOTO: A. J.

Un bombero observa los restos de un accidente con una furgoneta y un camión implicados en Alcover. FOTO: A. J.

Usted compra on line, en apenas un par de clicks, en el sofá desde casa, y al día siguiente, a veces en unas pocas horas, un repartidor –que percibirá apenas 70 céntimos por ese traslado– le deja en casa su paquete. La acción es cada vez común y cotidiana, pero no inocua. Tras ese nuevo comercio hay toda una red de implicaciones –desde lo económico hasta lo estrictamente laboral– y una de ellas impacta de lleno en el tráfico. 

Los accidentes con furgonetas implicadas han aumentado un 38% en los últimos cinco años en Tarragona. También se han incrementado los percances con víctimas mortales. De los 106 siniestros registrados en 2013 en las carreteras tarraconenses se a pasado a los 146 del año pasado, e incluso en 2017 la cifra fue todavía más alta, alcanzando los 158, lo que supone un incremento del 49%, según los datos del Servei Català de Trànsit (SCT). Hay otra muestra de la coyuntura, palpable en el día a día sobre el asfalto: furgonetas en doble fila, más atascos, más congestión y más velocidad al volante bajo la premisa obligada de llegar cuanto antes al destino. En ello va el sueldo. 

Los accidentes con furgonetas han aumentado en España un 41% en los últimos cinco años, frente al 12 % en que lo han hecho los de los turismos, una situación que se agrava en las ciudades, donde el número de lesionados ha subido un 94% y el riesgo de sufrir un accidente mortal es un 35% mayor que en turismos. 

La matriculación de furgonetas se ha triplicado en cinco años en la provincia

La provincia no es ajena. Especialmente significativo es el incremento en el Camp de Tarragona: de los 62 accidentes que hubo en 2013 a los 97 de 2018, la última cifra disponible. Es una subida de más del 56%. Más leve es el ascenso en las Terres de l’Ebre, que ha pasado de 44 a 49 en el mismo periodo analizado. Los accidentes con muertos o heridos graves también se han incrementado en las dos demarcaciones. 
En Catalunya la inercia también se palpa si se tienen en cuenta otros índices. Una muestra más: de los 159 accidentes mortales que hubo en 2018, en 27 hubo furgonetas implicadas. Es el doble que sólo tres años antes. 

Josep Lluís Aymat, director de la Federació d’Empreses d’Autotransport de la Província de Tarragona (FEAT), diagnostica parte de la situación: «En el momento en que nos compramos cosas que antes nos traíamos nosotros a casa y que ahora nos las traen, se incrementa la necesidad de transporte, que a su vez necesita espacio y tiene un impacto directo en la circulación de la ciudad. Eso genera problemas de seguridad». 

Otro indicador relevante: en Tarragona, pese a la situación económica, las matriculaciones de furgonetas se han triplicado en cinco años: de las 525 que hubo en 2013 a las 1.495 de 2018. Es un síntoma más de esa inercia, que ha puesto a empresas y profesionales de la paquetería en el ojo del huracán. De hecho, la DGT se ha propuesto estudiar a fondo el fenómeno de las furgonetas de reparto de paquetes del comercio electrónico a raíz del aumento de la siniestralidad. 

Redes tensadas al máximo
Algunos expertos sostienen que la accidentalidad puede venir provocada, al menos en parte, por la precarización de estos perfiles y por las duras condiciones de trabajo. Aymat lo resume: «Las empresas compiten básicamente en no hacer pagar el transporte e incluirlo en el precio. También se acortan los plazos de entrega del cliente. Eso tensiona las redes logísticas de forma brutal, sobre todo en momentos puntuales de grandes campañas comerciales. Lo que ganas por entregar una cosa, una unidad de trabajo, es muy poco, y tienes que trabajar como un loco para llevarte algo, para obtener un sueldo que en muchos casos no es digno». 

El sector del transporte en Tarragona denuncia una creciente y honda precarización

Un reciente estudio de la Fundación Línea Directa sobre Seguridad Vial ha puesto el foco en los autónomos y ha determinado un incremento de los accidentes. El informe apunta a que hay un «importante aumento» del número de automovilistas que alquilan una furgoneta «sin tener preparación, generalmente para realizar una mudanza o porte». «No puede ser que cualquiera coja un vehículo y se ponga a repartir», agrega Josep Lluís Aymat desde la FEAT. 

Según el estudio, el aumento de los accidentes con estos vehículos no se explica solo por su mayor presencia en calles y carreteras sino también por las abundantes deficiencias en el manejo y mantenimiento de las furgonetas. 

En el caso de los repartidores, «aparcan en cualquier sitio» (dobles filas, aceras, pasos de peatones) y ponen en peligro a los demás, según el 81% de los conductores encuestados por Línea Directa, y «se distraen mucho» al volante con los móviles y GPS, según el 72%. Los propios chóferes profesionales reconocen el endiablado modo de trabajo. En el citado informe admiten que no respetan las normas de seguridad al colocar la carga (53%), que tienen jornadas laborales de 8 a 12 horas en un 10% de los casos y que el 35% va estresado por la presión de las horas de entrega. Es la cara oscura y turbia que se esconde tras la comodidad de recibir en casa lo que compramos. 

Temas

Comentarios