Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

El ayuntamiento de TGN dejará la Rambla e irá a la antigua Guardia Civil en 2017

Se construirán dos edificios. Uno para 16 pisos de vivienda protegida y, el otro, para las dependencias municipales
Whatsapp
El acceso al futuro ayuntamiento será desde el vial que da entrada al párking Saavedra. Foto: Lluís Milián

El acceso al futuro ayuntamiento será desde el vial que da entrada al párking Saavedra. Foto: Lluís Milián

El Ayuntamiento de Tarragona trasladará las dependencias que actualmente tiene en la Rambla Nova al espacio donde está la antigua comandancia de la Guardia Civil, en la calle López Peláez. Según ha podido saber el Diari, los técnicos de la administración municipal ya han elaborado los números y el primer anteproyecto para llevar a cabo el traslado de los 34 servicios de la corporación local que, desde 2005, se encuentran en el céntrico inmueble de alquiler.

Así lo confirmó a este periódico el concejal de Hisenda i Serveis Centrals, Pau Pérez (PSC), quien aseguró que el motivo que ha llevado al equipo de gobierno a dar el paso es «el ahorro que, a largo plazo, supondrá esta operación». A día de hoy, el Consistorio paga un alquiler anual de 500.000 euros, una cifra a la que deben sumarse los 100.000 euros que cuesta el mantenimiento, por lo que la cifra asciende hasta los 600.000 euros.

Según el contrato firmado entre con el propietario, la administración local tiene la opción de compra de la finca que está usando desde hace una década pero, sin embargo, el ejecutivo ya ha descartado hacerla efectiva. «La inversión sería demasiado elevada. Nos sale mucho mejor hacer un nuevo edificio», explicó Pérez. La cantidad saldría del promedio que situaran tres tasaciones diferentes.

 

‘Ahora sobra espacio’

Actualmente, el Consistorio ocupa una superficie de 3.100 metros cuadrados entre las ocho plantas de la Rambla Nova. «Nos sobra mucho espacio. En el nuevo emplazamiento bastaría con los 2.522 que están previstos» indica el primer teniente de alcalde, quien destaca «la centralidad» que supondrá esta nueva instalación, ya que «estará muy cerca de la Plaça de la Font y convertirá todo ese espacio en un centro administrativo».

«Nuestra idea es unificar los servicios municipales y evitar los alquileres. Por ello, ahora sólo quedará uno de servicios sociales que está en la Rambla Vella», remarcó el político tarraconense, quien confirmó que la operación que se llevará a cabo será similar a la que se realizó en 2011 con la nueva Escola Oficial d’Idiomes (EOI). «Será el Servei Municipal de l’Habitatge i Actuaciones Urbanes (Smhausa) quien asumirá las obras y el Ayuntamiento lo irá amortizando a esta empresa municipal», afirmó.

 

Derribo en pocos meses

La antigua comandancia de la Guardia Civil se encuentra vacía y abandonada desde principios de 2010, cuando el cuerpo de seguridad se trasladó a sus nuevas dependencias en el entorno del Hospital Joan XXIII. Entonces, el Consistorio adquirió el inmueble por 786.000 euros.

Según los presupuestos municipales de 2015, está previsto que el Consistorio destine este año unos 200.000 euros para el derribo de este inmueble. «No es una obra demasiado complicada, por lo que estará lista en pocos meses», aseguró el presidente del Servei Municipal de l’Habitatge i Actuacions Urbanes, Xavier Tarrés (PSC).

Asimismo, los técnicos municipales ya están trabajando en el doble proyecto de 16 pisos de vivienda social –que tendrán unos 75 metros cuadrados de superficie– y dependencias municipales, que contará con planta baja y cuatro niveles de altura. La idea es que las actuaciones en los dos edificios que se construirán se inicien en el segundo semestre de 2016 y que todo esté listo a mediados de 2017 para poder llevar a cabo el complejo traslado.

Temas

  • TARRAGONA

Comentarios

Lea También