Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

El calendario prohibido en Tarragona por sus tapas amarillas

El Mercat Central veta la venta de este producto solidario al colectivo de fotógrafos De Temporada.

Jordi Cabré

Whatsapp
Acto de protesta en las puertas del Mercat Central de Tarragona por impedir la venta del calendario en su interior.

Acto de protesta en las puertas del Mercat Central de Tarragona por impedir la venta del calendario en su interior.

El surrealismo político está llegando a extremos difícilmente comprensibles para el intelecto humano. El último episodio se ha vivido esta mañana en el Mercat Central de Tarragona.

Allí estaba previsto este año vender el calendario solidario que ponen a la venta la asociación de fotógrafos De Temporada y que la temática hablaba de los mercados.

Los seis fotógrafos profesionales que han editado este año el calendario Mercats del món, se han encontrado con la negativa de los responsables del Mercat Central a permitir su venta en el interior del recinto, a pesar de que había un acuerdo previo. 

La razón del veto sólo tiene que ver con las connotaciones políticas del color amarillo que refleja la portada "y se podría interpretar como una propaganda política de cara a las elecciones del 21-D", ha sido el argumento de defensa. Cabe reseñar que hace unas semanas, responsables del Mercat Central ya avisó al colectivo de que no podían realizar el acto, pero según ella no hicieron caso al consejo.

“Un trabajador ha venido y nos ha dicho que no podíamos venderlo y que en todo caso nos ubicáramos fuera del mercado", explica Pep Escoda uno de los seis autores de este calendario solidario. Escoda ha pedido por escrito la prohibición del acto dentro del Mercat, que por primera vez acogía este evento.

"Nosotros somos artistas", añade Escoda, quien remarca que lo que pretenden es expresarse con libertad de expresión. El año pasado el tema central del calendario era el mar y la portada fue azul. Este año estuvo entre verde y amarillo "y al final nos decidimos por este último color”, ha explicado.

Elvira Ferrando, consejera del Ayuntamiento y responsable de la empresa municipal Espimsa, ha declinado hacer declaraciones. Aunque luego ha rectificado y ha enviado un comunicado de prensa.

Ante la polvareda generada, la presidenta de Espimsa, Elvira Ferrando, quiere aclarar que "se permitió el uso de espacio para exponer y promocionar sus fotografías, dentro de la campaña de dinamización Comercial de Nadal, con la Associació de Venedors del Nercat Central".

La concejal añade que ello es "una muestra clara de que no ha habido ninguna prohibición en la venta son las fotografías de clientes comprando el calendario" y prosigue afirmando que se sienten dolidos y tristes "puesto que el colectivo ha aprovechado nuestra predisposición a ayudar a dinamizar la ciudad, en clave cultural, para generar confusión y tratar de promocionar su producto mediante una polémica inexistente, aprovechando la oportunidad de vincular un recinto público con un debate en que el Mercat Central siempre se ha manifestado como un espacio libre de connotaciones políticas".

Eusebi Campdepadrós y Jordi Sendra, de Junts per Catalunya.

Lo cierto es que el veto a la venta del calendario ha animado a los partidos políticos partidarios de la Independencia de Catalunya, apoyada en esta áurea amarilla a sacar rédito político con la compra de un calendario.

Temas

Comentarios

Lea También