Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

El cambio climático, a debate en Tarragona

La URV acoge unas jornadas para implicar
a la sociedad en los retos de este desafío global

SÍLVIA FORNÓS

Whatsapp
FOTO: DT

FOTO: DT

«Existe la necesidad de disponer de datos de calidad que permitan una mejor y más creíble vigilancia meteorológica y climática». Con estas palabras la presidenta de la Comisión de Climatología de la Organización Meteorológica Mundial (CCI-OMM) y catedrática de Geografía de la URV, Manola Brunet, puso sobre la mesa ayer la necesidad de promover el intercambio de datos y su preservación.

La cuestión se planteó durante el primer día de las jornadas de Emergencia Climática y Transición Energética, organizadas por la Universitat Rovira i Virgili (URV) y la Diputació de Tarragona, y que hasta el jueves se celebrarán en el Campus Catalunya. «Para estudiar el clima requieres de series largas de temperatura, viento, precipitación… Muchas de ellas están en papel, por lo que es necesario recuperarlas como fuente de información para saber qué ha ocurrido en el pasado y qué podemos esperar en el futuro», explicó Manola Brunet.

Patrimonio histórico

En esta misma línea, la experta comentó la necesidad de recuperar este «patrimonio histórico de datos conservados y hacerlos utilizables asegurando un control de calidad y su homogeneidad». También advirtió de la escasa disponibilidad de datos en determinadas zonas del planeta, como África, la cuenca del Pacífico y Sudamérica.

En este punto, Manola Brunet subrayó la existencia de otros agentes que requieren de esta información, como «empresas de energía eólica o estaciones fotovoltaicas». «Debemos entender un servicio climático como aquella información sobre el clima que tiene interés y que ayuda al usuario a tomar decisiones», añadió Brunet. Reunir la máxima información posible responde también a la necesidad de hacer predicciones meteorológicas y climatológicas más fiables. «Si quieres saber hacia dónde evolucionará el clima dentro de diez años, se requieren series temporales más largas; y aquí la observación cobra una gran importancia», insistió la catedrática de Geografía de la URV.

En relación a la evolución del clima en Catalunya, la experta alertó que «es mucho más árido de lo que era en los 60 o 70 o incluso antes». Sobre la pauta de precipitaciones, Manola Brunet comentó que «es de tipo errática, variable en el tiempo y en el espacio, es decir, más intensas aunque menos frecuentes». Todo ello, en palabras de la experta, «son condiciones que tienen un impacto negativo para cultivos, gestión forestal y recursos hídricos».

Lucha compartida

Durante la inauguración de las jornadas, la rectora de la URV, María José Figueras, recordó el compromiso de la universidad con la Agenda 2030 de las Naciones Unidas y sus Objetivos de Desarrollo Sostenible.

Mientras, Mercè Rius, directora general de Qualitat Ambiental i Canvi Climàtic de la Generalitat, apeló a la «lucha compartida entre científicos, gobiernos y empresas» en los retos que plantea el cambio climático. Por último, avaló la importancia de las jornadas «porque permiten aflorar ideas y realidades que, desde el rigor, permitirán trazar las hojas de ruta para dejar un país mejor» a las futuras generaciones.

Temas

Comentarios

Lea También