Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

El carril bici será una realidad durante el primer semestre de 2018

El recorrido será de 1,5 kilómetros, desde el Fortí de Sant Jordi hasta la Platja de la Arrabassada, y enlazará con el carril bici del Miracle 

Carla Pomerol

Whatsapp
El Passeig Marítim Rafel Casanova es una vía muy usada por ciclistas y peatones. FOTO: Lluis Milián

El Passeig Marítim Rafel Casanova es una vía muy usada por ciclistas y peatones. FOTO: Lluis Milián

Las obras del nuevo carril bici que unirá la Platja del Miracle con la de la Arrabassada empezarán en febrero. Así lo confirma el concejal de Espais Públics del Ayuntamiento de Tarragona, José Luis Martín, quien afirma que los trabajos están adjudicados a la empresa Señales Girod y el presupuesto es de 155.000 euros. Las obras empezarán en febrero y está previsto que acaben, como máximo, en dos o tres meses. Así que el esperado carril bici estará listo durante el primer semestre de este 2018. Éste fue uno de los proyectos estrella en el programa electoral que presentó el Partido Popular en la campaña de las elecciones municipales del pasado 2015. 

«Nuestra intención era apostar por una vía muy usada por los tarraconenses que quieren hacer deporte. Queríamos convertirla en una zona más segura y más aprovechada», asegura José Luis Martín, quien añade que «queremos que los deportistas y peatones tengan prioridad en este pulmón de la ciudad». 

El proyecto se basa en construir un carril bici doble y dejar la circulación de los vehículos en una sola dirección, de subida, según confirma el concejal José Luis Martín. El carril empezará en el Fortí de Sant Jordi y acabará en la calle Antoni Company i Fernández de Córdoba, al inicio de la Platja de la Arrabassada. El recorrido será de aproximadamente 1,5 kilómetros

La situación actual pone de manifiesto el elevado uso de peatones y ciclistas en este tramo. Es por esto que desde el Ayuntamiento se ha querido llevar a cabo esta actuación. Los técnicos aseguran que convertir en un solo sentido el paso de vehículos no afectará a la movilidad de la zona, pero hay quien piensa que la Via Augusta estará colapsada cuando por el Passeig Marítim Rafel Casanova solamente se pueda subir. 

Por otro lado, se llevarán a cabo también otras actuaciones de mejora, que complementarán el proyecto del carril bici tan esperado por los tarraconenses. Se eliminarán las dos zonas de descanso que hay en el Passeig Marítim Rafel Casanova, donde actualmente aparcan los coches. Se convertirán en zonas de ocio y habrá algunas plazas reservadas a vehículos de emergencia. Además, el proyecto contempla mejorar la accesibilidad «para que todos los ciudadanos puedan disfrutar del espacio», asegura el concejal de Espais Públics. 

Hace unos meses, la Brigada Municipal ya realizó una primera actuación en la zona. Pavimentó la acera que hay entre el Fortí de Sant Jordi y el parque infantil. Ahora es el momento de realizar los trabajos más ambiciosos. Los técnicos son conscientes de que es una zona susceptible de encontrar restos romanos, por lo tanto, durante los trabajos de excavación se tendrá que hacer un seguimiento arqueológico.

La noticia ha sido muy bien recibida para los usuarios de la vía, que aprovechan el fin de semana para caminar, correr o ir en bici. Este es el caso de Oriol Santos, quien cada sábado sale en bici por la zona. «Siempre hemos pensado que algún día pasaría una desgracia y algún coche atropellaría algún ciclista. Entonces, el gobierno actuará», asegura Santos, quien añade que «ahora parece que la cosa va en serio y nos alegramos». 

7 kilómetros de recorrido

El carril bici dará continuidad al nuevo que la Autoritat Portuària de Tarragona (APT) tiene previsto poner en marcha a lo largo de este año, como consecuencia de la reforma del Passeig del Miracle. El carril bici de la APT tendrá una longitud de 600 metros, desde la rotonda del Port Esportiu, hasta la Plataforma del Miracle. En el paseo, los peatones tendrán prioridad en un eje que pasará de tres a dos carriles para vehículos, eliminando el vial de servicio, que será el habilitado como carril bici. Este tendrá tres metros de anchura y se destinará también para los patinadores. El proyecto de reforma se ejecutará en ocho meses y el presupuesto asciende a 1,2 millones de euros. Está previsto que el nuevo paseo se inaugure para las fiestas de Santa Tecla del año que viene.

Cuando entren en funcionamiento los dos carriles bici, será posible ir desde el faro hasta la Savinosa, en un recorrido de casi 7 kilómetros. El tramo que va desde la Plataforma del Miracle hasta el Fortí de la Reina, por el momento, se dejará tal como está en la actualidad. 

Temas

Comentarios

Lea También