Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

El cierre de aulas en Tarragona sólo se evitará con alumnos de fuera

Ensenyament oferta 60 grupos (de 25 plazas), siete más de los que 'aconsejaría' el padrón de Tarragona, con 1.325 censados
Whatsapp
El cierre de aulas en Tarragona sólo se evitará con alumnos de fuera

El cierre de aulas en Tarragona sólo se evitará con alumnos de fuera

La preinscripción de alumnos de P3 para el curso 2015/16 (nacidos en 2012) en las 33 escuelas públicas y concertadas de Tarragona –20 y 13 respectivamente– se avecina este año más competitiva que nunca ante el descenso pronunciado de niños inscritos en el padrón municipal.

La cifra oficial de pequeños nacidos en Tarragona –censo municipal del Ayuntamiento– habla de 1.405 nacimientos en 2012, 63 bebés menos que 2011 y 226 por debajo de hace dos promociones, en 2010. A pesar de este descenso continuado en los últimos años (ver gráfico anexo), la directora de los Serveis Territorials d’Ensenyament, Àngels González, explica que «las medidas tomadas en su momento para afrontar estedescenso –desaparición de la Olga Xirinacs y reducción de grupos en otras escuelas– han permitido afrontar la pérdida de alumnos de una forma menos traumática».

 

60 grupos de salida

La oferta inicial parte con 60 grupos en las33 escuelas. Cada grupo equivale a una aula con un máximo de 25 alumnos.

Con las cifras de nacimientos en la mano, este número de plazas (1.500 en total) es superior a la demanda real de niños empadronados en la ciudad (1.405), pero existe una tradición en algunas escuelas concertadas de la ciudad de contar con una demanda de alumnado de otros municipios (La Canonja, Els Pallaresos...) que ayudan a completar las vacantes existentes por falta de niños de la ciudad. «Hace unos cursos, por el número de solicitantes de Tarragona era imposible coger alumnos de otros municipio. Ahora, con menos niños, las opciones de entrar en estas escuelas es muy alto», explica González.

Sin embargo, las previsiones iniciales de Ensenyament (mantener los 60 grupos) pueden quedar en papel mojado antes de empezar la Semana Santa. El periodo de preinscripción del curso 2014/15 empezará el martes día 10 y acabará en la tarda del 17 de este mes. El estudio de la documentación y las primeras listas oficiales seguramente se conocerán la última semana de marzo para que después de las vacaciones de Semana Santa haya el periodo de alegaciones.

Àngels González es optimista y confía en que la oferta de 60 grupos prevista se mantenga una vez terminada la preinscripción. Sin embargo, tambiés es realista y admite que en función de la oferta y la demanda se estudiará el número de líneas definitivas. Si sólo se apuntaran los alumnos de la ciudad, sobrarían hasta siete líneas en toda Tarragona.

Prcisamente, este curso que está en marcha ya empezó con dos líneas menos respecto al anterior (de 62 a 60). Las escuelas del barrio de Sant Pere i Sant Pau –Marcel·lí Domingo y Sant Pere i Sant Pau– iban a comenzar el curso con sólo una aula de P3 cada uno porque no llenaban la segunda. Al final, con las matriculaciones de última hora, Sant Pere i Sant Pau mantuvo su segunda línea y se abrió una tercera en la Escola Bonavista ante la demanda en este barrio de Ponent. Marcel·lí Domingo se quedó con una.

 

Este nuevo curso

Para el curso 2015/16, el punto de partida será nuevamente con una línea en Sant Pere i Sant Pau y Marcel·lí Domingo, y dos en Bonavista. Sin embargo, esta medida de contención parece, a priori, que no será suficiente atendiendo el descenso demográfico de la ciudad y la obligada bajada de ratio que se ha reflejado en los últimos cursos para no cerrar más líneas. La media actual de alumnos por clase está en 22,34, dos alumnos menos que hace dos cursos.

«A pesar de la pérdida de niños censados, hay que resaltar que ha aumentado el porcentaje de matriculación de estos en la ciudad hasta el 94,3%. Esto significa que la gran mayoría ya no busca otra oferta educativa fuera de Tarragona porque entran en la primera opción que han escogido los padres», explica la directora de los Serveis Territorials del Camp de Tarragona.

Ella misma apunta que en años anteriores, muchos tarraconenses buscaban plaza en escuelas de Altafulla o Els Pallaresos por su proximidad geográfica (La Móra y Sant Salvador, respectivamente) porque no entraban en la primera opción. Esto sin contar aquellas familias que buscan en algunas escuelas concertadas de otras ciudades el futuro de sus hijos: Aura (La Canonja), Turó (Constantí), Colegio Francés (Reus) o Escola Internacional del Camp (Salou).

Ahora, las tornas han cambiado. Las 13 escuelas concertadas de Tarragona, que siempre han gozado de prestigio en familias de fuera, pueden volver a recuperar esta cuota de mercado ante el descenso demográfico que existe en Tarragona y la oferta de plazas en primera opción casi garantizada en la preinscripción.

Aunque existe este trasvase, la situación no se descarta que sea dramática en aquellos centros que en los últimos años han sufrido para lograr mantener el número de líneas abiertas. Hay un sinfín de escuelas y colegios (el cuadro de preinscripciones y matriculaciones lo refleja) que este nuevo curso podrían perder alguna línea. Aunque González admite esta opción, reitera su confianza en que la preinscripción evite tomar medidas drásticas para el próximo curso.

Temas

  • TARRAGONA

Comentarios

Lea También