Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

«El cliente ahora viene menos veces pero compra más cantidad»

Los supermercados se han adaptado con celeridad al estado de confinamiento mediante diversas normas estrictas

Juanfran Moreno

Whatsapp
Imagen de un gel desinfectante en la entrada. FOTO: Pere Ferré

Imagen de un gel desinfectante en la entrada. FOTO: Pere Ferré

Uno de los primeros síntomas que alertó que la sociedad española estaba muy preocupada con el coronavirus fue la situación de los supermercados. Antes de anunciarse el aislamiento, ya se notó un claro incremento. La sociedad compró más y de manera compulsiva preparándose para un posible confinamiento que al final se terminó confirmando.

De eso ya han pasado tres semanas y el cliente y su comportamiento a la hora de comprar no han vuelto a ser los mismo desde entonces. La manera de comprar en estos momentos no es ni parecida a la de un contexto normal ni a la de los días previos a declarar el confinamiento o a los primeros en los que éste estuvo decretado de manera oficial.    

«El cliente viene menos veces pero compra más cantidad. Está muy concienciado. Ha cambiado su mentalidad», ese es el diagnostico que hace Carlos López, jefe de zona de Consum en Tarragona. Lo cierto es que este comportamiento fue recomendado por el gobierno para reducir el riesgo de contagio. No ha quedado en saco roto la recomendación, puesto que los supermercados notan este cambio de hábito en el cliente.

Consum ha habilitado mámparas, mascarillas y guantes. FOTO: Pere Ferré

Pese a que hacer comprar se ha convertido en una de las pocas actividades que sirven para poder aparcar el confinamiento aunque sea durante unos minutos, las medidas que han implantado los supermercados para proteger la seguridad de sus clientes y de sus clientes son diversas y firmes. 

Uno de los grandes cambios se encuentra en el cambio de horarios de apertura de los distintos supermercados. No todas las cadenas abren durante el mismo periodo de tiempo, pero sí que todas han reducido su tiempo de apertura. Por poner dos ejemplos, Consum tiene sus establecimientos abiertos desde las 10.00 horas de la mañana hasta las 20.00 horas, siendo esta la franja horaria elegida por la mayoría de empresas, mientras que otras como Mercadona apuestan por el horario de  09.00 horas a 19.00 horas. 

Más allá de los horarios, el aforo de los supermercados se encuentra mucho más vigilado en estos momentos. Se ha reducido a un máximo de 30-40 personas por supermercado. Si se alcanza esta cifra, el cliente debe esperar fuera y entrara cuando salga uno del establecimiento. El goteo de llegadas a lo largo del día es continuo, por lo que la afluencia de público es un hecho y ha provocado un aumento de la seguridad. «Hemos incorporado guardias de seguridad en algunas tiendas que antes no tenían porque hay mucha afluencia de clientes y es necesario», reconoce Carlos López.

Lo que también se ha aumentado aparte de la seguridad es la limpieza. Para ello, las empresas de limpieza han visto como sus tareas de desinfección han cobrado vital importancia. Éstas se realizan durante dos veces al día, durante la mañana y en el intermedio. Especialmente cuidado se tienen con los objetos en los que los clientes están en permanente contacto (carros de la compra, cestos, botones del ascensor…).

Una medida en la que el cliente anda muy concienciado es en el tema higiénico. Los riesgos que se corren son mínimos y las facilidades que están dando los supermercados para ello son evidentes. «Cuando los clientes entran al establecimiento se desinfectan las manos y se ponen guantes. Tenemos unas mesas en las entradas y ahí lo hace todo el cliente», explica el trabajador de Consum. 

Trabajadores seguros

Más allá de la higiene, la distancia de seguridad es otra de las normas más estrictas que se siguen. Un metro es la distancia que tiene que haber entre personas tanto en todas las secciones como en las cajas. Precisamente, en las cajas es donde han habido más cambios, se abre una sí y una no para mantener la distancia de seguridad y se ha colocado una mampara de cristal en algunos supermercados para aumentar la seguridad de los trabajadores.

La protección del personal de los supermercados es uno de los grandes retos y de las grandes preocupaciones de los responsables de las principales cadenas a nivel nacional. Las medidas de protección y las normas son muy estrictas. Más allá de la distancia de seguridad y de la mampara que hay en cada caja, cada trabajador debe ir con mascarilla, guantes y dispone de gel desinfectante. 

Otra de las grandes preguntas es que productos han aumentado su venta de manera evidente en las últimas semanas. En este caso, la respuesta es sólida, ya que los datos la avalan. Los productos de primera necesidad son los que más se están comprando durante estos días. «Arroces, legumbres… todo lo que comprarías para hacer despensa es lo que más se está vendiendo», confirma Carlos López. Para garantizar el suministro ha habido un cambio que es importante recalcar: la compra de productos es limitada. Por ejemplo, en Consum solo se pueden comprar seis unidades por producto. 

Hay otras medidas más inusuales que se están tomando en algunos supermercados. En algunos se ha activado un protocolo en el cual las personas mayores o con problemas de movilidad tienen preferencia para la compra, en otros también se ha habilitado la compra online, una modalidad que está creciendo mucho en estas últimas semanas. Por último, hay otros comercios que están siendo todavía más estrictos e incluso están tomando la temperatura corporal antes de entrar a todos los clientes, la mayoría británicos, alemanes, noruegos y españoles de avanzada edad a los que se intenta dar confianza y proteger de la pandemia del coronavirus.

Temas

Comentarios

Lea También