Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

El comedor con más admiradores

Este servicio impulsado por la Associació Joventut i Vida se gana día a día el reconocimiento de las entidades, que no dudan en aportar su grano de arena para que siga ayudando a los más necesitados
Whatsapp
La Escola Joan XXIII entregó ayer a las responsables del Comedor Social la leche solidaria. Foto: Escola Joan XXIII

La Escola Joan XXIII entregó ayer a las responsables del Comedor Social la leche solidaria. Foto: Escola Joan XXIII

El comedor social de Bonavista lleva abierto 15 meses ininterrumpidos. Desde sus inicios, en octubre de 2013, el número de personas que cada día acuden allí en busca de un plato de comida caliente ha ido creciendo hasta el punto de que se está por encima de los 190 usuarios diarios, todos supervisados y autorizados previamente por el área de Serveis Socials del Ayuntamiento, quien evita que haya picaresca.

La puesta en marcha de este servicio en el barrio de Ponent, a cargo de la Associació Socioeducativa Joventut i Vida, se ha ido ganando a pulso admiración entre el vecindario, administraciones y entidades de toda clase, tanto de la propia ciudad como de municipios colindantes. Gracias a este reconocimiento a la labor social que se desarrolla en este comedor social y el altruismo del grupo de voluntarios, la comida difícilmente escasea y en caso de que ocurran casos de necesidad, siempre hay alguien dispuesto a cubrir la falta de alimentos.

Ayer, sin ir más lejos, una nueva partida llegó al comedor social. Las familias de la Escola Joan XXIII de Bonavista atendieron la llamada de urgencia de Joventut i Vida. En ella se pedía leche ante la falta de provisiones en el almacén del comedor.

La escuela concertada hizo un llamamiento a los alumnos, trabajadores y a las familias vinculadas. En cuestión de pocos días, unos 1.100 litros de leche se almacenaron en el centro educativo. Ayer por la mañana los voluntarios de Joventut i Vida fueron a recoger el ‘regalo’ para los más necesitados.

La escuela aprovecha peticiones de estas características para enseñar valores a sus alumnos. Temas como la solidaridad quedan reflejados en un entorno próximo del que nadie está ajeno. Desde Joventut i Vida se agradeció el esfuerzo de la comunidad educativa de Joan XXIII.

 

Sin entradas para el jueves

El Rotary Club de Tarragona, con la colaboración de la Escola i Conservatori de Música de la Diputació, organiza este jueves un concierto solidario para financiar el trabajo del comedor social de Bonavista.

Ayer, fuentes de la entidad afirmaban que las 700 entradas puestas a la venta ya están agotadas en un tiempo récord y que ello es un motivo de orgullo ante el interés de los tarraconenses en aportar un donativo de diez euros –precio del ticket– a este comedor social del que todo el mundo habla maravillas.

Aunque las entradas para este jueves en el Teatre Tarragona estén agotadas –actuarán por separado las bandas de grado profesional del Conservatori de la Diputació de Tarragona y Reus–, todavía se puede participar en esta recolecta de solidaridad aportando dinero a la fila cero: ES3020130291970200704833. Rotary Club Tarragona confía en poder incrementar la donación para un comedor que cada día tiene más admiradores.

Temas

  • TARRAGONA

Comentarios

Lea También