Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Tarragona Política

El comercio de Tarragona, el más dañado por el 155 y la inestabilidad política

El 58% de las pyme de la demarcación asegura que ha vendido menos que el año pasado durante la campaña de Navidad. La media de Catalunya es muy inferior: el 43%

Octavi Saumell

Whatsapp
Los negocios del textil son los que aseguran haber reducido más las ventas respecto al año pasado. FOTO:Pere Ferré

Los negocios del textil son los que aseguran haber reducido más las ventas respecto al año pasado. FOTO:Pere Ferré

El comercio de proximidad de la provincia de Tarragona ha sido el más perjudicado de Catalunya por la inestabilidad política. Así lo pone de manifiesto una encuesta realizada por parte de Pimec–Comerç entre 468 consultas realizadas entre el 31 de octubre y el 7 de enero, que revela que el 58% de los pequeños negocios ubicados en las comarcas tarraconenses asegura que ha vendido menos que el año pasado durante la campaña de Navidad.   

Esta cifra, que supone un descenso en el nivel de ventas para tres de cada cinco establecimientos, es una cifra mucho más elevada que el resto de demarcaciones catalanas, que en su conjunto promedia un recorte del 43%. Así, mientras que casi un 60% de los pequeños comerciantes de Tarragona lamenta haber vendido menos, esta cifra es del 44% en el caso de Girona; del 39% en Barcelona; y de un 37% en Lleida.

Por sectores, el textil es el que asegura haber bajado más ventas a nivel nacional, ya que un 57% de los preguntados  por parte de los técnicos de la Pimec revela números inferiores a los del año pasado. La alimentación también se ha visto perjudicada en un 37%, mientras que un 35% de los tiendas de bricolaje también dice haber facturado menos. Por contra, un 62% de los restaurantes reconoce haber mantenido más actividad, lo mismo que el 36% del sector turístico, que ha logrado alargar más la temporada. 

El textil, el sector más pesimista. 
Un 57% de los negocios de este sector afirma que ha vendido menos. Asimismo, un 35% de las tiendas de bricolaje también reconoce haber tenido menos actividad. 

Un 13% gana ventas
Concretamente en el caso de Tarragona, un 29% afirma haber mantenido el nivel de actividad respecto al del año pasado, mientras que un 13% reconoce haber ganado ventas. Entre los comerciantes que asegura haber vendido menos, un 50% de los consultados remarca que se debe «a la situación política», mientras que casi un 28% se decanta por la «situación económica» y un 8% culpa a las campañas de promoción, como el Black Friday

En el informe elaborado por la patronal de los pequeños y medianos empresarios también se pregunta por la afectación que ha tenido en el comercio la entrada en vigor del artículo 155 de la Constitución Española, que derivó en el cese del Govern de la Generalitat, la intervención de la administración autonómica y la convocatoria de las elecciones celebradas el pasado 21 de diciembre.

Sobre este punto, el pequeño comercio de la provincia se decanta mayoritariamente en un 50% por asegurar que su aplicación «ha perjudicado el resultado de la facturación», mientras que un 41% afirma no haber notado nada y un 8% valora que «la estabilidad» le ha beneficiado, tras un mes de octubre de enorme incertidumbre que congeló la actividad económica

La cara de la moneda, la restauración
Contrariamente al resto de sectores, un 62% de los pequeños empresarios de la restauración afirma que ha incrementado su facturación esta campaña de Navidad. 

Menos de cien euros
En el informe también se pregunta sobre el presupuesto medio por consumidor. En este sentido, un 77% afirma que el nivel de gasto por cliente fue inferior a los cien euros, mientras que un 17% dice que sus consumidores se gastaron entre 100 y 300 euros. Asimismo, solo un 4% remarca haber tenido ventas de más de 300 euros

Por lo que se refiere al nivel de ocupación, un 76% de los encuestados revela que no contrató a nadie para afrontar la campaña, mientras que un 14% ocupó a una persona. Asimismo, únicamente un 5% de los encuestados contrató a tres empleados o más. Esta cifra se traduce en el hecho de que un 64% mantuvo el volumen de personal del año pasado, mientras que un 22% del pequeño comercio realizó el mismo número de contrataciones que la campaña 2016-2017

Uno de los puntos más conflictivos es el de los horarios. Sobre ello, un 60% dice que amplió su número de horas de actividad, mientras que un 40% no cambió su actividad ordinaria. En este sentido, un 48% afirma que los días de mayores ventas fueron los viernes y los sábados, si bien un 46% remarca haber experimentado más actividad entre los lunes y los jueves

De cara al primer trimestre de 2018, un 45% de los comerciantes cree que las ventas serán «peores», mientras que un 37% cree que serán igual y solo un 17% tiene mejores perspectivas. Entre los pesimistas, un 50% teme que la inestabilidad política siga perjudicando la actividad comercial durante los primeros meses del año. 

Salvador Minguella, (La Via T) «El año era bueno hasta verano, pero a partir de septiembre se paralizó. No se puede seguir igual»

«Que haya Govern ya»
El presidente de La Via T de Tarragona, Salvador Minguella, reconoce que la campaña de Navidad de la ciudad de Tarragona «ha sido peor que la del año pasado», en gran parte «por la inestabilidad política». Minguella indica que, hasta después de verano, «el año era realmente muy bueno, pero entre septiembre y octubre la actividad se paralizó». Posteriormente, según Minguella, «poco a poco se ha vuelto a la normalidad, pero esta claro que no podemos seguir igual, Catalunya necesita un Govern que de estabilidad cuanto antes». 

Alfred Pitarch (Unió de Botiguers de Reus) «Hemos vendido menos, pero no por la situación política. Lo que nos afecta es el mercado laboral y el cambio en los hábitos de consumo»

Por su parte, el presidente de la Unió de Botiguers de Reus, Alfred Pitarch, reconoce que la campaña de este año «ha ido peor», pero lo achaca al «cambio en los hábitos de consumo de los ciudadanos» y no a la inestabilidad política. «Ya hace más de diez años que la gente recorta el presupuesto para el consumo, esto es una circunstancia que está al margen de la política» afirma. En este sentido, considera que las perspectivas para 2018 «dependerán de la evolución económica y del mercado laboral», ya que «si la gente trabaja, gasta más».   

Temas

Comentarios

Lea También