El comercio de Tarragona se vuelca en el ‘online’ ante un Black Friday crucial

Al 46% de establecimientos no les sale a cuenta pero hacen rebajas para mantener cuota de mercado. Los negocios que venden en la red pasan del 12% al 69%. Hay optimismo moderado

Raúl Cosano

Whatsapp
Una tienda en Reus, con un cartel de Black Friday Week, ayer. Foto: Alfredo González

Una tienda en Reus, con un cartel de Black Friday Week, ayer. Foto: Alfredo González

El comercio de Tarragona se aferra al clavo ardiendo del Black Friday, inicio de la campaña de Navidad, para intentar paliar los severos daños de la pandemia. «Queremos animar las ventas, porque tenemos más stock. Salvar el año será muy difícil, porque venimos de un verano con muy poco turismo, pero al menos la idea es amortiguar la caída, toda venta ayudará a no cerrar el año de forma tan negativa», cuenta Meritxell Barberà, presidenta de la Unió de Botiguers de Reus. 

Muchos de los comercios saben que los descuentos, que en general oscilarán entre el 20 y el 30%, reducen el margen de beneficio, pero aun así apuestan por adherirse a la campaña. «No queda otra. La idea es poder ingresar y hacer caja. Vamos a no perder ventas. Hay que mantener la venta y la cuota de mercado, aunque tú no ganes tanto como negocio», explica Salvador Minguella, presidente de La Via T de Tarragona.

69,23%. Siete de cada diez comercios en la provincia de Tarragona usarán internet para vender esta Navidad. Hace un año era solo el 12%. Un 19,2% duda y un 11,54% no empleará la red. 

Una reciente encuesta de Pimec así lo corrobora. El 38,46% de comercios hará descuentos para este viernes negro, frente a exactamente el mismo porcentaje que no los llevará a cabo. Al 46,15% esta campaña le afecta negativa o muy negativamente, frente a un 27% que reconoce un impacto positivo de estas promociones. 

¿Cree que el Govern debe rebajar restricciones para ayudar al sector?

La adhesión a esta campaña será menor según esta encuesta: de un 67% en 2019 a un 38% de comercios que admiten que sí aplicarán rebajas estos días. «Hay una buena parte del comercio de proximidad que no está de acuerdo porque cree que los resultados serán negativos pero saben que hay que hacerlo, porque después de este año, de los confinamientos y las restricciones, toda venta será bienvenida. Nos tenemos que adaptar a la vida que hay y no podemos dejar pasar ni una oportunidad», narra Florenci Nieto, presidente de Pimec Comerç Tarragona. 

Un sector descontento

Nieto cree que un contexto de descuentos «puede ser muy atractivo para la gente que lo está pasando mal económicamente, que está en un ERTE, cobrando menos o más tarde, así que siempre hay que mirar en positivo». Nieto considera que «se  pueden paliar los daños de un año muy complicado» y reconoce la esperanza «en un sector que lo está pasando muy mal y que está muy descontento con la falta de ayudas y la gestión de la administración». 

-36%. La pandemia impacta de lleno en la campaña de Navidad, que generará 5.130 contratos en Tarragona, un 36% menos que el año pasado, según la estimación de Randstad. 

A su vez, en plena pandemia y con restricciones, el presidente de Pimec Comerç reconoce la importancia crucial de este Black Friday pero también de las semanas que vienen: «Hay que tener en cuenta que estamos en un momento importante. Una campaña inexistente de Navidad es la muerte inmediata de centenares de empresas».

Desde la Federació de Comerç de Tortosa, su presidenta, Maria José Ferré, admite «que nunca sale a cuenta rebajar los precios un 20 o un 25%, pero creo que tenemos que apostar por vender y por contribuir a dinamizar la ciudad». Ferré lanza un mensaje optimista: «Se empieza a ver movimiento en las tiendas y más gente en las calles, a raíz de la apertura de los bares y la restauración». En ese sentido, Minguella, desde La Via T, también apela al optimismo moderado: «En el pequeño comercio no nos gusta mucho el Black Friday, pero hay que estar ahí. En algunos casos hemos adelantado los descuentos unos días y está funcionando bien». 

¿Cómo afecta el Black Friday al comercio de Tarragona?

Más importante que nunca

La Cambra de Comerç de Tarragona también aplaude este tipo de iniciativas y más en el contexto actual. «Esta campaña ya es importante de por sí pero su relevancia este año se multiplica por diez, porque vivimos momentos muy convulsos para las familias y el tejido productivo y, en concreto, el comercial, así que todas las promociones que se haga reciben todo nuestro apoyo», explica la presidenta, Laura Roigé, que añade: «Quizás el consumo no sea tan potente como el de otros años pero hay que intentar que sea al máximo posible, siempre manteniendo las medidas de seguridad y cuidando la salud. Es momento de tener la máxima ilusión. Necesitamos optimismo y dinamismo». 

25%. Los descuentos oscilan entre el 20 y el 25%, pero pueden ser mayores en función del establecimiento. Se renuncia al margen de beneficio para tener más ventas y más cuota. 

El cierre prolongado de los centros comerciales también puede ser una baza a favor de los establecimientos de proximidad que, eso sí, seguirán combatiendo contra gigantes como Amazon pero, a su vez, aliándose con el ‘on line’ para no perder comba. Según la encuesta de Pimec, un 69% de comercios de Tarragona tiene previsto implementar algún sistema de venta digital (tienda, aplicaciones móviles, redes sociales), frente a un 11% que sostiene que no y un 19% que duda. En 2019, solo un 12% lo iba a hacer, mientras que el 88% de los comercios en las comarcas tarraconenses admitían que no iban a usar la red para explotar su negocio. 

 

¿Tiene previsto realizar descuentos por el Black Friday?

En el otro lado de la ecuación aparece la figura del consumidor, también afectada por las circunstancia tan delicadas de este 2020. Su comportamiento es aún una incógnita. «Cabe esperar que los consumidores que tengan una necesidad real y que hayan retrasado su decisión de compra hasta ahora aprovecharán estos días para cubrir sus necesidades con unos precios más competitivos. En cambio, también habrá consumidores más conservadores, sin una necesidad real de consumo, que demorarán sus compras ante la situación de incertidumbre», detalla Maria Teresa Ballestar, profesora de los Estudios de Economía y Empresa de la UOC. 

 

38,46%. Un 38,46% de comerciantes de Tarragona creen que el Black Friday les afecta negativamente. No les sale a cuenta pero prefieren mantener ventas aunque reduzcan ganancias. 

Ahorro por el confinamiento

El confinamiento y las limitaciones sanitarias han impulsado a un ahorro casi involuntario: el cierre de las escuelas y del ocio y la anulación de las actividades extraescolares han permitido economizar. «Para aquellos a los que la crisis no les ha afectado laboralmente, ha habido un claro incremento del ahorro familiar: la imposibilidad de invertir económicamente en ciertas actividades debido a las restricciones por la pandemia y el miedo del consumidor ante situaciones futuras han aumentado ese ahorro», explica Ballestar. 
También la psicología va a jugar un papel fundamental en estas decisiones de compra. «El grado de frustración acumulado, las limitaciones sanitarias alargadas en el tiempo que no terminan de resolverse, los momentos críticos sufridos, todas estas situaciones pueden orientar al consumidor hacia la compensación y la sensación de merecimiento», advierte Neus Soler, también profesora colaboradora de los Estudios de Economía y Empresa de la UOC. 

46,15%. La incertidumbre lo lastra todo. Un 46,15% del comercio de Tarragona no sabé si podrá seguir con su negocio si la campaña de Navidad va mal. Un 11,54% no podrá hacerlo. 

El ocio, los viajes y la hostelería son categorías que están contenidas y limitadas. Por lo tanto, son el terreno ideal para que el consumidor se dé caprichos, disfrute y tenga cierta compensación. «Este merecimiento potenciará la intención de compra del Black Friday. Representa ‘la ocasión’ para darse un capricho e intentar paliar la frustración o la rabia que provoca la situación de crisis», explica Soler.
El cliente, huyendo de las eventuales restricciones que pueda haber en Navidad o del propio temor al virus, quizás decida avanzar sus adquisiciones. «Estas previsibles situaciones favorecerán el Black Friday, porque permite adelantar las compras, aprovechar los descuentos y comprar de forma virtual», añade Neus Soler. 

Temas

Comentarios

Lea También