Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Tarragona Sociedad

El comercio del centro de TGN no se suma al domingo de compras

La mayoría de los establecimientos no subieron la persiana y los que sí lo hicieron aseguran que fue una jornada muy floja a nivel de ventas. El sector no es optimista

NÚRIA RIU

Whatsapp
Escasa gente paseando por la calle ayer en el centro de Tarragona. FOTO:  PERE FERRÉ

Escasa gente paseando por la calle ayer en el centro de Tarragona. FOTO: PERE FERRÉ

Domingo de compras y el aspecto que ofrecían la mayoría de las calles de Tarragona era el de un festivo cualquiera, con las persianas cerradas y gente paseando, aprovechando el solecito de la mañana. El comercio en la Plaça Verdaguer es residual. Ayer, tan solo la perfumería Júlia decidió abrir sus puertas. Una situación similar a la que presentaban la mayoría de los ejes que en teoría deberían ser los más comerciales del centro. «Esto está muerto. Nos vamos a tomar un vermut y luego para casa. El día que tengamos que hacer las compras ya iremos a alguna parte, pero no ve que está todo cerrado», decía Patricia Ortiz, que iba con su marido y las niñas.

Las franquicias «salvaron» este primer festivo de compras dentro de la campaña de Navidad (si tenemos en cuenta que el 1 de diciembre se incluye dentro del Black Friday). No obstante, cada vez más las grandes marcas han abandonado el centro, por lo que el de ayer fue uno de los días más flojos de los últimos tiempos. «Es el último año que lo hago. No vale la pena. En toda la mañana no he hecho ninguna venta», decía Magda Ribot, de la tienda de moda con su nombre ubicada en Comte de Rius. La conversación se producía alrededor de la una del mediodía. Esperaba los minutos que faltaban para cerrar y ya tenía claro que por la tarde no volvería a abrir. «Confiaba en el puente, porque realmente el sábado había mucha gente de fuera, pero no vale la pena, o el Ayuntamiento se pone las pilas o los que quieren comprar se van a Les Gavarres, porque aquí no se puede aparcar», añadía.

En la calle Emperador August tan solo levantaron la persiana el Pimkie, el Carrefour Express y el Flying Tiger. El resto de los negocios prefirieron descansar.

Antonio Cabildo asegura que «me he obligado a abrir para hacer más fuerza». Tradicionalmente el mes de diciembre es el mejor en ventas para la tienda de joyería y objetos de regalo Casablanca, ubicada en la calle Sant Agustí. Ayer no fue el caso. «Realmente pensaba que habría más tiendas abiertas y me estoy arrepintiendo porque veo que no vale la pena», decía este comerciante. Es otro de los negocios que viendo cómo había ido la mañana decidió que por la tarde no abriría.

Cabildo hace nueve años que abrió este negocio en lo que debería ser la zona comercial por excelencia de la ciudad. «Llevamos tiempo que el comercio de la calle está cayendo en picado. Es preocupante porque realmente ves que cada año va a menos», decía. El comercio on-line está detrás de los nuevos hábitos de consumo de la ciudadanía. Aún así, los negocios que siguen adelante son críticos con lo que se hace o no se hace desde la ciudad. «No sé, antes ponían la pista de hielo en esta zona y realmente los años en los que estuvo fueron muy buenos, porque el tema del aparcamiento tampoco nos ayuda», apuntaba.

El sector asegura que el sábado por la tarde fue un buen día, pero el domingo no

Los clientes entraban en cuentagotas y aún eran menos los que salían a la calle tras haber sacado la cartera. «La verdad es que ha sido una mañana bastante floja y claro, si la mayoría de tiendas están cerradas la gente se piensa que no hay nada abierto y esto tampoco ayuda», decía Daniel Roa, de la tienda de ropa infantil Okaïdi.

Ayer era el segundo domingo consecutivo dentro del calendario festivo en el que los comercios podían abrir. La semana pasada coincidía con el Black Friday, una jornada que cada vez más suma a más consumidores. «Me atrevería a decir que sí, que influye y como la gente ya compró ahora se espera y si puede ya llegará hasta enero, para las rebajas», aseguraba Roa.

En su informe sobre consumo navideño, Deloitte apunta que diciembre sigue siendo el mes preferido para los españoles para realizar sus compras navideñas. Sin embargo, el pasado mes de noviembre volvía a superar a los días estrella, que son la primera quincena de diciembre. Esto sucedía después de que tres de cada cuatro españoles reconocían que comprarían durante el Black Friday. Una de éstas era Natalia Alonso. «Yo necesitaba una tele y me la compré la semana pasada. Hoy lo que me apetece es sentarme en una terraza y déjate de compras, ya habrá tiempo», decía.

La calle Unió estaba desierta. Tan solo había cuatro tiendas abiertas y los domingos no es uno de los ejes por los que pasean los tarraconenses. «Es normal, cuando es festivo no viene tanta gente. En cambio, el sábado fue muy bueno. Han acabado de cobrar y esto se nota», decía Joana López, de la tienda Mango.

Temas

Comentarios

Lea También