Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

El consistorio, dispuesto a autorizar actuaciones puntuales en las playas

Los chiringuitos, sin embargo, por ahora son reticentes. Consideran que la propuesta no subsana la problemática

Francisco Montoya

Whatsapp
El Mykonos de la Platja Llarga es uno de los locales en los que se quiere autorizar algún evento. Foto: cedida

El Mykonos de la Platja Llarga es uno de los locales en los que se quiere autorizar algún evento. Foto: cedida

El Ayuntamiento está dispuesto a dar marcha atrás, al menos parcialmente, y autorizar algunas actuaciones musicales en las playas este verano. Así lo asegura el concejal de Estratègies de Ciutat, Alejandro Fernández, quien explica que en las últimas semanas ha estado realizando gestiones y consultas para poder generar excepciones al polémico decreto aprobado por el área de Domini Públic del propio consistorio, que prohíbe en los chiringuitos de la ciudad toda música que no sea ambiental.

Al parecer, dicha prohibición puede salvarse con una autorización específica y excepcional para cada actuación concreta, que debe aprobar la junta de gobierno local. Y ésa es la vía que, según explica Fernández, el consistorio está dispuesto a explorar para, «mediante un pacto con los propietarios y los promotores, diseñar un pequeño calendario de 4 ó 5 actuaciones para lo que queda de verano, porque entre la ciudadanía existe la sensación de que es algo que hay que corregir», dice Fernández.

«Las fechas aún no las tenemos, pero los propios chiringuitos son conscientes de que podemos estar hablando de cuatro o cinco actividades, no muchas más, pero que por lo menos la gente no se quede con la imagen de que este verano no se ha podido hacer nada», explica el edil, quien ayer mismo estuvo reunido con los propietarios de los chiringuitos Mykonos y Cala Beach, ambos de la Platja Llarga. «Inicialmente son estos dos, y La Nova Estrella de L’Arrabassada, los tres con los que analizaremos posibles actividades, una o dos en cada uno de ellos, porque son los que, por el momento, han mostrado interés en albergar este tipo de eventos, aunque estamos abiertos a hablar con todos, por supuesto», explica.

Aunque entre las actividades que el equipo de gobierno planea autorizar se pretende que haya varios formatos, Alejandro Fernández está especialmente interesado en potenciar el Vermouth Electrònic, «porque es un formato que se ha convertido en muy tarragoní y que se ha convertido también en un reclamo de nuestra ciudad y no podemos dejar que se pierda».

De ahí que, además de haber tenido conversaciones con los chiringuitos de la Llarga, Alejandro también haya mantenido reuniones con los promotores de esta actividad. «Es quizás lo que ha generado más conflicto –dice el concejal– porque es un concepto que está muy de moda y puede reunir a más de 1.000 personas y se puede desmadrar. Pero es un formato que no hay que demonizar, sino valorarlo. Si las cosas se hacen con control y cumpliendo ciertos requisitos, no tiene por qué haber ningún problema».

Aunque no sea su área específica de actuación como concejal, Alejandro afirma que como primer teniente de alcalde y responsable de las Estratègies de Ciutat se ha implicado en el tema porque «Tarragona tiene unas playas naturales que son únicas, que no tiene ninguna otra capital de provincia española, son un recurso se proyección de la ciudad y hay que buscar fórmulas para hacer compatibles sus usos, para conservar ese carácter natural pero permitir a la vez actividades culturales», sostiene.

Desde los chiringuitos, sin embargo, la propuesta del equipo de gobierno se ha recibido con escepticismo. «Sí hemos detectado un cambio a nivel de un poco más de flexibilidad a la hora de autorizar alguna actuación puntual, pero nuestra postura es que tenemos una problemática mucho más grave y amplia y no se soluciona con que nos autoricen un evento en todo un verano», explica Germán Agra, del Mykonos.

‘No se arregla con un vermut

«Hacer un vermut electrónico en el chiringuito está bien, pero lo que nosotros queremos es que nos dejen hacer cosas entre semana, sin molestar a nadie, con música en vivo, de pequeño formato... ¡Nuestra programación de siempre!», añade el propietario del chiringuito, quien concluye:«No aceptaremos esa propuesta mientras no se arregle todo lo demás. Queremos hacer todas las actuaciones. No sólo algunas, y menos aún que las decida el ayuntamiento. Lo que hay que hacer es revocar ese decreto».

Temas

  • TARRAGONA

Comentarios

Lea También