Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

El consultorio de La Canonja abre, sí, pero con muebles provisionales

El equipamiento sanitario se pone en marcha con las sillas y mesas del antiguo ambulatorio y del salón de actos municipal 

Carla Pomerol

Whatsapp
Desde primera hora de la mañana, el ambulatorio funcionó con total normalidad. FOTO: Alba Mariné

Desde primera hora de la mañana, el ambulatorio funcionó con total normalidad. FOTO: Alba Mariné

El consultorio médico de La Canonja abrió puertas ayer después de años de reivindicación. A primera hora de la mañana, el equipamiento ya funcionaba con total normalidad y los vecinos más curiosos querían descubrir todos los espacios. Cabe recordar que hace casi un año que el consultorio se construyó, pero no se ponía en marcha porque faltaban los muebles. La Generalitat decía que no había dinero. Ayer, por fin, se abrió, pero la mayoría del mobiliario era del antiguo consultorio o de estancias municipales. La Generalitat aún no ha puesto a disposición ni las sillas ni las mesas. De momento, los muebles son provisionales, pero se prevé que los definitivos lleguen en dos semanas. 

Lo que estaba claro es que el consultorio tenía que abrir. Sí o sí. Y es que el deteriorado estado del antiguo ambulatorio no permitía atender en condiciones óptimas a los pacientes. Había goteras, apestaba a cloacas y era un espacio muy pequeño. El municipio y el equipo de profesionales del consultorio han puesto prisas a la administración para poner en marcha el equipamiento. 

Nuri González acompañaba a su padre a pedir hora. Estrenaban el consultorio. «Menos mal, ya era hora. El otro espacio estaba totalmente desfasado», aseguraba Nuri, quien añadía que «casi siempre preferíamos ir al CAP de Bonavista, pero era un rollo.

Teníamos que andar mucho. Creemos que ahora tendremos más facilidades». Pepi Cuadrado se enteró del cambio de localización del ambulatorio porque fue a buscar medicamentos a la farmacia. «Ayer me lo dijeron y me puse muy contenta. El consultorio de antes era pequeño y oscuro. De momento no he pasado de la puerta de entrada, pero esto ya es otra cosa», aseguraba Cuadrado, quien aprovechó para reivindicar más servicios, como por ejemplo pruebas radiológicas, y más profesionales. «Nos tienen abandonados», decía, indignada. 

Diego, otro vecino que se acercaba al lugar, explicaba que «el consultorio ha abierto porque las profesionales y el Ayuntamiento se han buscado la vida». Y es que lo cierto es que la mayoría del mobiliario no es el definitivo. Hay sillas del antiguo consultorio y otras del salón de actos municipal. Para algunos, lo importante es que ya esté en marcha.

Por su parte, Lluïsa Fernández, auxiliar administrativa del ambulatorio, definía con una frase el cambio: «De 0 a 10». Fernández aseguraba que «ahora estamos más cómodos, tanto las profesionales como los pacientes, y hay más luz». Le interrumpía Diego, quien explicaba que «en el antiguo consultorio, siempre olía a cloaca. Era horroroso». 

Hace unos días, el alcalde del municipio, Roc Muñoz, aseguraba que «nunca es tarde si la dicha es buena». Cabe recordar que más de 300 vecinos salieron a la calle en el mes de noviembre, para reivindicar la apertura del equipamiento. 

El consultorio se encuentra en la calle H, delante de la Plaça Ernest Lluch, y cuenta con un equipo formado por 3 médicos, 4 enfermeras y un pediatra. Hay 11 consultas disponibles y otros espacios, como una área de educación sanitaria o de trabajo social.

Temas

Comentarios