Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Tarragona Educación

El contenedor oxidado que se hizo inteligente

Profesores y más de 200 alumnos del Institut Pere Martell han convertido un viejo contenedor en una oficina inteligente para divulgar la Tarragona Smart City
Whatsapp
Imagen actual del SmartCub, listo para comenzar a viajar.

Imagen actual del SmartCub, listo para comenzar a viajar. Lluís Milián

El proceso bien podría recordar uno de esos programas que proliferan en la televisión en que se convierte una casa ruinosa en un sitio espléndido. 
Pero esta vez la escena ha ocurrido más cerca, en la zona educacional de Tarragona, y aquí lo que ha sucedido es que más de 200 alumnos y profesores del Institut Pere Martell han convertido un contenedor de mercancías en una oficina itinerante con todas las comodidades.

El coordinador de innovación y transferencia del instituto, David Hernando, cuenta que cuando llegó el contenedor, donado por el Port de Tarragona, igual que pasa en los programas de la tele, surgieron las primeras ‘sorpresas’: había goteras, zonas oxidadas, abolladuras…

Imagen del contenedor al principio del proceso, cuando se estaba abriendo el espacio para una ventana.

Y allí se pusieron manos a la obra los alumnos de siete familias profesionales que se imparten en el instituto. Lo primero fue abrir puertas y una ventana. A partir de ese momento comenzó a instalarse todo lo que haría falta en una pequeña vivienda: conexiones eléctricas, unos paneles para el autoabastecimiento con energía solar, un sistema de audio, wifi, vídeo vigilancia y aislamiento para hacer más soportables las temperaturas del exterior.

Se involucraron incluso los alumnos de artes gráficas que se encargaron, justamente, de diseñar toda la imagen del proyecto que han bautizado como TGNSmart Club. Ellos son los autores de los plafones que ya pueden verse dentro y fuera del cubo y de un cómic que se ha editado y que explica a los niños qué es una ciudad inteligente.

El cubo tal como ha quedado.

Hernando destaca que no ha sido fácil «porque no somos una empresa», pero la experiencia de aprendizaje para todos los participantes ha sido muy positiva.

El proyecto ha contado con el apoyo de la Tarragona Smart Mediterranean City y del Port de Tarragona. Ayer el cubo podía verse en el párking del instituto, pero su itinerancia comienza justamente mañana viernes donde será expuesto en El Vendrell.

La idea es que el cubo sirva para divulgar qué es una ciudad inteligente. Visitará diversos centros educativos y tendrá su sede permanente en el Institut Escola Mediterrani.

 

Temas

Comentarios

Lea También