Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

El contenedor tienda llega a Albinyana

Las 'box island' están muy extendidas en Estados Unidos. Viejos contenedores de barco se habilitan como acogedores tiendas que son una oportunidad para emprendedores y artesanos

José M. Baselga

Whatsapp
El impulsor de la iniciativa, David Machuca, en el contenedor panadería, que incluso tiene horno.  Foto: JMB

El impulsor de la iniciativa, David Machuca, en el contenedor panadería, que incluso tiene horno. Foto: JMB

La moda de habilitar tiendas en antiguos contenedores de barco, originaria en Estados Unidos, ha llegado a Albinyana. Las conocidas como box island (islas de contenedores) permiten a muchas actividades y emprendedores poder disponer de un espacio donde mostrar y ofrecer sus creaciones por un alquiler casi simbólico.

La iniciativa la ha llevado a Albinyana el artista David Machuca, que descubrió este sistema de singulares centros comerciales en el estado americano de Daytona. «A las afueras del pueblo había un asentamiento de contenedores con una oferta comercial variada con tiendas de ropa, decoración e incluso restauración».

Machuca es propietario del terreno donde se instalaba el mercadillo ambulante de los domingos junto a la urbanización de La Papiola de Albinyana. «Ese modelo ya está superado, los mercadillos cada vez tienen menos clientes», señala. Y así comenzó a montar uno de los primeros box islands de Catalunya.

Ya hay siete

De momento ya ha instalado siete contenedores y en cuatro hay una actividad comercial. Una panadería, dos ‘tiendas’ de moda y una de decoración. En los próximos días también se instalará un joven agricultor de producción ecológica. El propio Machuca personaliza el interior del contenedor según la oferta que acoge.

El impulsor de la iniciativa adquiere los contenedores en el puerto de Barcelona. A pesar de que ya no pueden emplearse para las exigencias del transporte marítimo, «son muy útiles para montar un pequeño negocio o taller. Algunos de los de Albinyana abren comercialmente el fin de semana, pero durante la semana preparan sus productos. La construcción ya está hecha. Sólo hay que anclarla donde quieras abrir».

Los emprendedores que quieran instalarse en uno de los contenedores pagan un alquiler de 120 euros al mes. Además están en un recinto asfaltado y cerrado, lo que da una mayor seguridad a quien se instala en uno de los contenedores. De momento la singular isla comercial de Albinyana abre los fines de semana, como ya hacía el mercadillo de La Papiola.

Sin embargo, en función de la aceptación, la variedad de la oferta y el número de clientes, podrían ampliarse los horarios y días. «Es un centro comercial al aire libre con una variedad de comercios de todo tipo», explica el impulsor de la iniciativa.

Pueden apilarse

Machuca señala que en el terreno todavía habría capacidad para otra decena de contenedores. Pero incluso, como ya sucede con la creación de viviendas a base de esos depósitos, pueden apilarse. «Las posibilidades son infinitas. Sobre cuatro contenedores puede montarse otro y tener una gran terraza. Los contenedores permiten las variables de un mecano».

Temas

  • COMARQUES

Comentarios

Lea También