Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

El debate de la nueva política

C´s, denouReus, Llista Unitària, Movem Reus, PxC y Reus Esquerra Nacional protagonizaron un debate conservador y propositivo. El ´procés´ y la inmigración, tratados con cuentagotas
Whatsapp
Sánchez, Gibert, Pitarch, López, Tafalla y Llauradó, ayer antes de iniciar el debate en los estudios de Canal Reus Televisió. Fotos: Pere Ferré

Sánchez, Gibert, Pitarch, López, Tafalla y Llauradó, ayer antes de iniciar el debate en los estudios de Canal Reus Televisió. Fotos: Pere Ferré

Los estudios de Canal Reus Televisió acogieron ayer el debate electoral de los seis partidos que se presentan a las municipales y que no tienen representación en el Ayuntamiento. Al igual que sucediera el martes, los candidatos de las distintas formaciones se mostraron conservadores y centraron las intervenciones en exponer sus distintas propuestas. Aún así, cuatro temas en concreto centraron buena parte del debate.

El primero de ellos giró entorno a la nueva política –término que se hicieron suyo todos los alcaldables– y la necesidad de implantar mecanismos de transparencia y participación ciudadana. «Nuestra participación no es la misma que la suya –partidos tradicionales–. Ellos quieren una participación institucionalizada, nosotros que la gente intervenga de forma directa en la política municipal», aseguró el alcaldable de denouReus, Lluís Gibert, quien subrayó: «La nueva política no es garantía de buena política, pero la vieja política sí que ha demostrado que es mala política».

El cabeza de lista de Ciudadanos (C’s), Juan Carlos Sánchez, es otro de los que hizo gala de encarnar la regeneración política al igual que su homónimo de Movem Reus, Albert López, quien señaló que su partido ha sido el único en organizar un proceso de primarias abierto a toda la ciudadanía. En pleno debate entre vieja y nueva política, el líder de Llista Unitària, Àlfred Pitarch, soltó el principal reproche de la jornada contra Reus Esquerra Nacional.

«El tripartito y el partido de la señora Noemí llevan un bagaje de personas con más de 30 años viviendo de esta falsa política que lo único que hacen es enchufar personas, cargos intermedios y sueldos que no son necesarios y que no dejan avanzar a la ciudad». En su turno, la líder de Reus Esquerra Nacional –ERC, Avancem, MES y MDC–, Noemí Llauradó, evitó el enfrentamiento y se limitó a manifestar que ellos apuestan por «una reducción de los cargos de confianza porque confiamos con el personal y técnicos que trabajan en el Ayuntamiento». En este sentido, C’s también apuntó la necesidad de reducir los cargos de confianza a la mínima expresión y mejorar la transparencia. «No puede ser que no sepamos las subvenciones que reciben las entidades. Hay que saber, en todo momento, lo que el Ayuntamiento hace con el dinero de todos». Los presuntos casos de corrupción que han condicionado la vida política de la ciudad fue otro tema tratado ampliamente. Todos los ponentes coincidieron en la necesidad de llevar a cabo una auditoría sobre el estado de Reus.

Mientras que Noemí Llauradó se comprometió a «blindar la imagen de las instituciones» y dejar el hospital del debate político, el líder de PxC, Albert Tafalla, aseguró: «Hay que terminar con la corrupción desde el primer momento».

Ayudas sociales y comercio

«Pretendemos crear un fondo local que represente un cinco por ciento del presupuesto municipal y sirva para promover las acciones sociales». Con estas palabras inició Noemí Llauradó la parte del debate centrada en los más necesitados, mientras que desde Movem Reus apuntaban: «El Ayuntamiento tiene que velar para que ninguna familia se quede sin vivienda».

En materia comercial, Lluís Gibert fue el único que afrontó el caso Metrovacesa con optimismo al asegurar que «son ellos los que tienen que estar preocupados para atraer a la gente del centro de la ciudad». Por su parte, el líder de C’s dijo que hay que potenciar el comercio del centro pero también el de todos los barrios y, Pitarch, la urgencia de implantar un modelo de ciudad con las calles limpias y erradicar la inseguridad ciudadana. Precisamente, este último tema fue destacado en el turno final de palabra por Tafalla, quien, además, subrayó que «Reus no puede tener la mezquita salafista más radical de Europa». Al igual que el proceso soberanista, el tema de la inmigración salió a relucir de manera puntual.

Temas

  • Municipals 2015

Comentarios

Lea También