Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

El derribo del edificio de la calle Ixart finalizará en agosto

El Ayuntamiento asegura que las actuaciones 'van a buen ritmo' y que estarán listas 'en un mes'
Whatsapp
Imagen de ayer del estado en el que se encuentran las actuaciones de derribo del inmueble. Foto: Pere Ferré

Imagen de ayer del estado en el que se encuentran las actuaciones de derribo del inmueble. Foto: Pere Ferré

El Ayuntamiento de Tarragona informó ayer que las obras de derribo del edificio del número 18 de la calle Estanislau Figueres «van a buen ritmo». Las fuentes municipales consultadas por este periódico remarcaron que las actuaciones «se están desarrollando con mucho cuidado para preservar la seguridad de los ciudadanos», y que los cálculos de los técnicos de la corporación local son que el edificio haya desaparecido antes de un mes o, lo que es lo mismo, por las fiestas de Sant Magí.

Las primeras actuaciones para realizar la obra se empezaron a comprobar el pasado mes de abril, justo antes de las elecciones municipales, cuando el Consistorio instaló la valla de seguridad que, desde hace semanas, ha reducido los carriles de circulación de tres a dos (uno por sentido) y que se une a la de las obras de la nueva Casa Sant Josep, que se encuentra pocos metros más arriba, tocando a la Rambla Vella y que también ha obligado a reducir el espacio reservado para la circulación de vehículos.

 

Quejas vecinales

La materialización de esta intervención es una antigua demanda de los vecinos de la zona, que en reiteradas ocasiones se habían quejado del lamentable estado de deterioro en el que se encontraban los inmuebles abandonados por parte de la administración municipal. De hecho, el malestar de los residentes llegó hasta el punto de registrar, el año pasado, una queja en la Oficina Municipal d’Atenció Ciutadana (OMAC) por la presencia de suciedad, palomas y excrementos.

Pese a ello, finalmente el Ayuntamiento logró sacar a licitación la obra, después de lograr expropiar la propiedad. En total, el coste de la obra asciende hasta los 145.000 euros. Una vez finalizado el esperado derribo, la nueva situación permitirá enlazar al tráfico desde Ixart hasta Estanislau Figueres. De hecho, es muy probable que Yxart siga siendo de un único sentido de circulación y que conecte, de subida, con Estanislau Figueres mediante la instalación de un nuevo semáforo.

Temas

  • TARRAGONA

Comentarios

Lea También