Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

El derrumbe del tejado no ha afectado la estructura de la iglesia de Constantí

Además de la inestabilidad del subsuelo, la podredumbre de una viga podría haber acelerado la caída de esta parte de la cubierta

Diari de Tarragona

Whatsapp

El Arquebisbat de Tarragona, titular de la iglesia de Sant Feliu Màrtir de Constantí, ha anunciado que el lunes 30 de abril empezará la retirada de los escombros y la limpieza del templo.

Los escombros, maderas, tejas y cemento (entre otros materiales) proceden del derrumbe parcial del tejado de esta iglesia situada en la calle Major. El incidente ocurrido el domingo pasado día 15 de abrils no afectó ni a personas ni a las casas colindantes.

Tras los primeros días de estudio de las causas, el arquitecto Enric Casanovas ha realizado un informe de las posibles causas de este derrumbe parcial del tejado.

El profesional explica que "el colapso producido no llega al 10% de la cubierta y no ha afectado al corazón de la edificación". Añade que la afectación estructural de las grietas, "que no tan sólo afecta en la iglesia sino a buena parte del municipio", es uno de los factores más importantes que hay detrás los desórdenes estructurales.

El lunes  día 30 de abril se iniciarán los trabajos de retirada de escombros y limpieza

No obstante, se trabaja más en la hipótesis de una suma de causas, no sólo los movimientos del subsuelo, compuesto en buena parte de arcillas.

Las deformaciones estructurales que sufre el edificio, desde el año 2011 aproximadamente, en sus muros con fisuras y desplomes, ha provocado pequeños desplazamientos y grietas. La podredumbre de algún elemento de madera fijado en los muros puede haber sido la causa de la quiebra de la estructura, arrastrando parte de la cubierta sostenida.

El Arquebisbat de Tarragona ha realizado las gestiones pertinentes con la máxima celeridad para iniciar las obras que permitirán sanear la parte afectada de la cubierta y retirar los escombros que cayeron en el interior del templo.

Se prevé que esta actuación tendrá una duración de dos semanas y se pretende coordinar con el Ayuntamiento para minimizar los cortes a la vía pública. Antes de que se inicien estos trabajos el patrimonio artístico y mobiliario del interior del templo restará protegido para evitar cualquier afectación.

Temas

Comentarios

Lea También