Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

El desconfinamiento destapa una oleada de robos en segundas residencias de Tarragona

Los cerrajeros han notado un aumento de estos servicios en junio y esperan que en julio y agosto vayan a más, coincidiendo con la llegada de los inquilinos a las viviendas de veraneo

JOAN MORALES

Whatsapp
Víctor Trilla, propietario de la cerrjaería de seguridad Grupo VTS de Reus. FOTO: ALBA MARINÉ

Víctor Trilla, propietario de la cerrjaería de seguridad Grupo VTS de Reus. FOTO: ALBA MARINÉ

El final del estado de alarma por la crisis sanitaria del Covid-19 ha posibilitado que miles de ciudadanos hayan podido desplazarse hasta sus segundas residencias, unas viviendas que durante más de dos meses han estado cerradas y vacías. Muchos de ellos se han encontrado con la desagradable sorpresa de que sus apartamentos, pisos o casas han sido asaltados.

Los cerrajeros de seguridad están siendo testigos de este espectacular incremento de unos servicios que ya empezaron a producirse durante el propio confinamiento. Según una encuesta realizada por la Unión de Cerrajeros de Seguridad (UCES), un 34% de los servicios realizados durante el periodo hasta la apertura de la fase 1 fueron por robos en segundas viviendas y establecimientos. Víctor Trillo, cerrajero de seguridad propietario de la empresa Grupo VTS de Reus, explica al Diari que «estamos teniendo más trabajo del habitual de robos e intentos de ocupaciones en segundas residencias. Por ejemplo, en mayo fui a hacer un servicio a Salou y subiendo a un tercer piso en cada planta me encontré un montón de bombines en el suelo».

Este cerrajero está convencido de que «han habido muchos más robos en segundas residencias pero no nos han llamado en la misma proporción porque la gente estaba confinada y no sabía que le habían entrado a robar o que le habían intentado ocupar su segunda residencia». El pasado mes de junio, los cerrajeros ya empezaron a notar este aumento de servicios «y esperamos que en julio y agosto también se produzcan. Por un lado personas que se darán cuenta de que les han robado y otros que nos llamarán para reforzar la puerta», comenta Víctor.

Ocupaciones

Por lo que respecta a las ocupaciones de estas segundas residencias, este cerrajero explica que «estamos trabajando mucho en la costa y en Reus. Los okupas suelen cambiar la cerradura y se esperan unos 3-4 días y si el dueño no la vuelve a cambiar entonces es cuando ocupan el piso o lo alquilan. Si el dueño se da cuenta es cuando nos llama a nosotros para que le cambiemos la cerradura».

La encuesta de UCES revela también que el 85% de las cerrajerías no ha trabajado ni el 20% de su actividad durante el confinamiento. Sobre este tema, Víctor asegura que «nosotros hemos notado el confinamiento pero también depende del tipo de negocio. Somos dos trabajadores y hemos hecho Erte y el trabajador autónomo es el que nos hacia las urgencias. Entre el 13 de marzo y el 11 de mayo no hemos hecho ni una factura. En mayo empezamos a despegar y en junio hemos vuelto a la normalidad», comenta este cerrajero que es «optimistas» respecto al futuro del sector.

Temas

Comentarios

Lea También