Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

El desmontaje del puente de la antigua A-7 se hará en verano

La urbanización del entorno del Gimnàstic permitirá que toda la zona tenga la misma altura

Octavi Saumell

Whatsapp
Imagen de ayer del puente que discurre entre el barrio de la Vall de l´Arrabassada y las instalaciones del Gimnàstic. FOTO: PERE FERRÉ

Imagen de ayer del puente que discurre entre el barrio de la Vall de l´Arrabassada y las instalaciones del Gimnàstic. FOTO: PERE FERRÉ

El Ayuntamiento de Tarragona informó ayer que, antes de verano, tiene previsto adjudicar las obras que permitirán desmontar el puente de la antigua variante de la A-7 en la ciudad. Estos trabajos contarán con un presupuesto de 677.882 euros y se alargarán por espacio de dos meses, por lo que la desaparición de los dos viaductos podría ser una realidad por Santa Tecla.

El objetivo de estas actuaciones es la de recuperar la topografía original que el emplazamiento tenía antes de la construcción de la antiga circunvalación de la autovía A-7 y, por eso, se igualarán las alturas de todo el entorno, una circunstancia que, a juicio de la administración municipal, mejorará la movilidad de cara a los Juegos del Mediterráneo de 2018.

Más a largo plazo, el objetivo que se estipula en el Pla d’Ordenació Urbanística Municipal (POUM) aprobado en agosto de 2013 es que, en el futuro, ese entorno de Llevant se convierta en un espacio urbano, que comporte la continuación de la Vall de l’Arrabassada y que enlace ese barrio con la zona deportiva del Nàstic y la Partida de la Budallera, que también se urbanizará y se convertirá en un futuro barrio para 10.000 ciudadanos. En esta línea, los planes municipales son que la antigua circunvalación cuente con un total de 750 viviendas o, lo que es lo mismo, aproximadamente unos 2.000 nuevos ciudadanos.

Críticas de ERC a los Juegos

Por otro lado, el portavoz del grupo municipal de ERC en el Ayuntamiento de Tarragona, Pau Ricomà, criticó ayer que la organización de los Juegos del Mediterráneo «aún no sabe cuánto dinero debe pedir al Gobierno Central para poder garantizar la organización». El edil independentista tilda de «muy preocupante» lo que considera «una falta de concreción» por parte del director general, Víctor Sánchez. Asimismo, Esquerra advierte de que el sobrecoste del aplazamiento de los Juegos «puede ser de 3 millones».

Temas

  • TARRAGONA

Comentarios

Lea También