Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

«El domingo apenas había comida en el supermercado»

Marc Ollé y Jepi Selva, en la Liga italiana de hockey, admiten la preocupación en el país

MARC LIBIANO PIJOAN

Whatsapp
El reusense Marc Ollé reside en Monza, ciudad muy cercana a Milán. FOTO: CEDIDA

El reusense Marc Ollé reside en Monza, ciudad muy cercana a Milán. FOTO: CEDIDA

Los jugadores provinciales que militan en el Scudetto de hockey italiano han visto cómo se suspendía la competición durante las dos próximas semanas. Sobre todo ha llamado la atención la cancelación de la Copa de Italia, que tenía que disputarse este próximo fin de semana en Lodi, ciudad del norte, a escasos kilómetros de Milán. Jepi Selva, Marc Ollé, Adri Català o Xavi Rubio son algunos de los representantes del hockey patines del Camp de Tarragona que militan en la primera división transalpina. Todos ellos sufren estos días la crisis que ha generado el coronavirus en el país.

El Diari ha podido hablar con el vallense Jepi Selva, actual jugador del Viareggio, ciudad de la Toscana, donde la alarma todavía no ha llegado. «Este fin de semana se ha celebrado e Carnaval, que es muy tradicional aquí en Viareggio, con toda normalidad. De momento hacemos vida normal y con el equipo seguimos entrenando a diario». El delantero, que ya es todo un emblema en el Viareggio, admite que «se ha generado un estado de alarma en el país que puede tener muchas interpretaciones. Cada uno tenemos nuestra opinión sobre ello. En el norte está afectando y los equipos del esa zona han tenido incluso que dejar de entrenar».

Se habla de que en Lodi, por ejemplo, los jugadores deben permanecer encerrados en sus casas. En este sentido, el reusense Marc Ollé, del Roller Monza, otra ciudad cercana a Milán, ha vivido cómo los entrenamientos del equipo han sido suspendidos hasta nueva orden. De hecho, ha tomado la decisión de regresar a Reus hasta que el club vuelva a emprender la normalidad. «Nos han dado una semana de fiesta por la situación que se está viviendo en la zona, aunque el pasado fin de semana jugamos nuestro partido de Liga con normalidad. No hubo ningún problema al respecto».

Supermercados sin comida

A Ollé le ha sorprendido cómo, por ejemplo, «el domingo salimos al súper para comprar comida y nos encontramos todas las estanterías absolutamente vacías. La gente fue a comprar mucho más de lo necesario de comida por si confinaban la zona y tenían que quedarse en casa un tiempo. Lo encontramos un poco exagerado, pero es una muestra de la preocupación que existe en el país por este virus desde hace unas semanas. Aquí han suspendido la Copa porque la zona de Lodi está afectada».

Ollé se ha desplazado a Reus en coche, después de 12 horas de carretera, con un compañero catalán que milita en el filial del Monza. «Miramos la posibilidad de coger un vuelo y nos encontramos con unos precios por las nubes», refleja. El coronavirus no solamente ha paralizado al hockey italiano, también le ha quitado normalidad al fútbol. Sin ir más lejos, el partido correspondiente a la vigesimosexta jornada de la Serie A italiana entre el líder Juventus Turín y el Inter de Milán, previsto para el próximo domingo, se jugará a puerta cerrada, en el ámbito de unas medidas de seguridad debido la alerta por el coronavirus.

El ministro del deporte, Vincenzo Spadafora, informó que el Gobierno decidió aceptar la petición de seguir jugando, aunque a puerta cerrada.

Temas

Comentarios

Lea También