Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

El dulce Sant Magí

Gastronomía. Pastelerías rinden su particular homenaje a las fiestas con originales creaciones inspiradas en las bebidas típicas de la Mamadeta y el licor de ‘El Petonet’

ANA RIVERA

Whatsapp
Marc García, de Velvet, con su dulce creación para Sant Magí. FOTO: pere ferré

Marc García, de Velvet, con su dulce creación para Sant Magí. FOTO: pere ferré

Como en cualquier fecha señalada que se precie, la gastronomía suele ser, por sí misma, un motivo de celebración más. Y Sant Magí no escapa a ello. Eso sí, las fiestas de uno de los patrones de Tarragona no tienen sólo como protagonistas la sindriada, la remullada o el agua dels portants. La mítica Mamadeta también hace siempre acto de presencia... y otros productos han ido apareciendo en los últimos años, fruto del espíritu emprendedor de algunos comercios de la ciudad, como el de la pastelería Velvet o el Forn Tarraconense, que han versionado dos bebidas típicas. Quién sabe, quizás han nacido para quedarse.

Homenaje a Eduard Boada

‘El Petonet’, una bebida surgida de la mano de Jose de Les Tres Bessones, es un licor de crema de arroz especial: no lleva gluten y además es apto para intolerantes a la lactosa. Su textura más cremosa lo convierte en una combinación deliciosa con el café. Esa fusión entre café y el licor de arroz pasaron a denominarla ‘Petonet’, que sirvió también para darle nombre al licor.

Y la bebida se sigue ‘tarragonizando’ en homenaje a un grande de la localidad: para las fiestas de Sant Magí de este año han creado el Cóctel Magik Boada, tan sorprendente como el mítico Eduard Boada. Tal y como nos indican, el cóctel lleva una tercera parte de licor de arroz ‘El Petonet’, otra de cerveza y una última de granizado de limón natural, hielo picado y lima. Se mezcla todo con una coctelera… Sólo hay algo más fresco, pero menos sabroso, para calmar la sed en las fiestas: la tradicional aigua de Sant Magí o la popular Mamadeta.

Los amigos de la pastelería Velvet no lo dudaron y han recreado un pastel a partir de la receta del cóctel de Eduard Boada. Y sí, lleva todos los ingredientes: mousse de cerveza, licor de arroz de ‘El Petonet’ y granizado de limón.

Marc Garcia abrió la pastelería Velvet en diciembre de 2016, en plenas horas bajas de la zona del Mercat. Con tan sólo 22 años y tras trabajar en varios establecimientos del sector, decidió quedarse el local de la calle Soler número 5 y emprender su propio negocio. Y no le ha ido nada mal: ya es un referente de pastelerías en la ciudad. ¿Los ingredientes secretos? Ilusión arrolladora, mucho trabajo y esfuerzo, seriedad y seguridad y una sorprendente madurez, que hacen de Velvet un negocio local próspero.

«Hace tiempo mi prima me pidió un pastel que no era conocido: el red velvet», explica Marc. «Después de investigar y como no añadimos ingredientes raros, conseguimos hacer un pastel con sabor real: a vainilla, a cacao, a la crema de queso... A la gente le sorprendió muchísimo y decidimos mantener ese nombre para nuestro local. Además es el que más nos demandan».

Muy activos en redes sociales, muestra fotografías de sus creaciones con orgullo. Para Santa Tecla, la pastelería elabora un postre que ya empieza a ser clásico, la mousse de mamadeta.

Durante estos años, Marc cerraba durante algunas semanas en agosto porque eran las únicas vacaciones que podía permitirse. Eran únicamente dos pasteleros y él trabajaba en el obrador por la mañana y por la tarde atendía a la clientela. Este año, que cuenta con más personal, se ha liado la manta a la cabeza y además de mantener la pastelería abierta, ha creado un dulce único para Sant Magí. «Pretendía hacer algo diferente al mousse que ya ofrecemos para Santa Tecla, así que cuando vi el cóctel de Eduard Boada y tras la buena experiencia con las tapas del Tarragona DTapes, me decidí a crear algo nuevo, con una bebida que además de estar muy buena, empieza a tomar peso en la ciudad».

Reconoce que costó encajar los ingredientes del Magik Boada, pero desde que acertó con la receta perfecta, una mousse que integra todos los ingredientes del cóctel en su justa medida sobre una refrescante galleta de limón, ha sido todo un éxito entre su clientela: «Hace apenas una semana que lo sacamos a la venta y estamos teniendo muy buenas opiniones de la gente que lo prueba. De hecho, vienen a buscar más». Además, cuenta sonriendo satisfecho que el mítico Boada también lo ha probado y «le ha gustado mucho».

‘Cocadeta’, coca de Chartreusse

Julio Enrique Solanes tiene 38 años y desde 2012 regenta el Forn Tarraconese de la calle Comte de Rius. Su obrador es miembro del Gremi de Forners de la ciudad y forma parte también de la asociación de las panaderías artesanas del Camp de Tarragona. Fruto de su juventud y de su carácter inconformista y emprendedor, Solanes siempre está pensando en ofrecer algo distinto a su clientela. Eso sí, sin olvidarse de los productos que preparan a diario. «Pobre de mí que algún día no saquemos las magdalenas, por ejemplo», exclama a modo de broma el panadero.

La variedad de productos de la Tarraconense es envidiable. Además de panadería también es pastelería, por lo que elaboran gran multitud de panes, pastas y repostería de todo tipo, entre las que destacan las mencionadas magdalenas o sus famosos merengues. Pero Solanes llevaba algún tiempo viendo que faltaba algo.

«Me di cuenta de que los clientes que son de fuera siempre nos preguntan qué es lo más típico de Tarragona. Y al margen de cuando son fechas señaladas o épocas concretas, pensé que podíamos crear algo que nos represente como ciudad y como territorio». Reus tiene su menjablanc, Tortosa sus pastissets, Montblanc los carquinyolis... Y aunque es cierto que Tarragona también puede presumir de las galletas del Maginet o del braç de Santa Tecla, siempre hay espacio para la innovación. Al menos eso es lo que considera Solanes.

De ahí nació la idea de la ‘Cocadeta’, una coca de crema de Chartreuse con lima confitada y avellanas garrapiñadas que por sus ingredientes pretende recordar a la conocidísima bebida de la Mamadeta (Chartreuse y granizado de limón). El joven panadero lo tenía claro: «Las cocas son sin duda lo que más simboliza el hecho de celebrar cualquier fiesta». Por eso se decantó por este tipo de elaboración.

Después de algunas pruebas, dio con la clave y el pasado fin de semana los clientes de la Tarraconense ya la pudieron degustar. Ahora, la ‘Cocadeta’ saldrá a la venta de nuevo mañana domingo y también el lunes, con motivo de la vigilia y del día de Sant Magí. El empresario espera que guste tanto que la convierta en un símbolo más de las fiestas de la ciudad, incluso también para Santa Tecla, cuando piensa volver a ofrecerla en su ya de por sí completísimo y colorido mostrador.

Temas

Comentarios

Lea También