Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

El entorno comercial del Mercat Central denuncia un parón en las obras

El propietario de un negocio de la zona asegura que los obreros le confesaron que tenían órdenes de ´fingir que trabajaban´
Whatsapp
Los comerciantes de la zona mostraron su enfado a la concejal de Comerç, Patrícia Antón. Foto: Pere Ferré

Los comerciantes de la zona mostraron su enfado a la concejal de Comerç, Patrícia Antón. Foto: Pere Ferré

Los comerciantes del entorno del Mercat Central –calle Reding– denuncian que los operarios que ultiman estos días las obras de urbanización de la zona no trabajaron durante la mañana de este miércoles. El propietario de uno de los negocios de la zona asegura que a primera hora un grupo de trabajadores entró en su local y aseguró que habían recibido órdenes de simular que trabajaban. Supuestamente, faltaba cemento para continuar con los trabajos porque, según esa versión, el proveedor había dejado de servirlo ante la falta de cobro.

Muchos de los vendedores aseguran que durante la mañana los obreros fingían trabajar: transportaban de un lado a lado una baldosa, barrían la zona... Los testigos aseguran que en el lugar no se encontraban algunas de las máquinas habituales, como por ejemplo la hormigonera. Según los comerciantes de la calle Reding, a mediodía se reanudaron las obras, «pero no al ritmo frenético de estos últimos días», aseguraban. «Se nota que llegan las elecciones», añadían.

A media mañana, aparecieron en la zona integrantes de CiU, entre ellos el propio alcaldable, Albert Abelló. El candidato convergente definió de «vergonzosa e inadmisible la actuación del gobierno municipal» y también manifestó, respecto a los retrasos en la obra, que «se está jugando con el pan de mucha gente».

A primera hora de la tarde, los comerciantes celebraron una reunión en la que barajaron la opción de hacer un acto reivindicativo. Pero la idea se esfumó cuando apareció en el lugar la concejal de Comerç, Patricia Anton, que aseguró que todo había sido un rumor. Las explicaciones, no obstante, no convencieron a los comerciantes, que no descartan organizar alguna acción durante los próximos días para mostrar su enfado.

Los propietarios de los negocios de la calle Reding aseguran que este último mes ha sido el peor de estos ocho años. «Nos han cortado la luz y nos han dificultado los accesos a nuestros negocios. Nos han quitado la dignidad», asegura una de las propietarias.

Temas

  • TARRAGONA

Comentarios

Lea También