Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

«El estrés no afecta solo a las personas bajo una gran presión»

El neurocientífico estadounidense Joe Dispenza celebra esta semana un seminario en el centro de convenciones de PortAventura

Javier Díaz

Whatsapp
Joe Dispenza, ayer por la tarde en el centro de convenciones de PortAventura.  FOTO: pere ferré

Joe Dispenza, ayer por la tarde en el centro de convenciones de PortAventura. FOTO: pere ferré

«El miedo y la ansiedad son el resultado de la anticipación de los acontecimientos que todavía no han sucedido. Pero nosotros mismos somos los creadores de nuestra realidad», explica el neurocientífico estadounidense Joe Dispenza, que celebra un seminario sobre estrés en el centro de convenciones de PortAventura desde ayer hasta el próximo domingo.

«(Esta patología) no afecta solo a los ejecutivos o a personas que realizan una actividad bajo una gran presión, cualquiera puede sufrirlo independientemente de la actividad a la que se dedique», apunta este profesor de la universidad de Atlanta.

El estrés se debe a problemas laborales, económicos, familiares, de salud, acontecimientos vitales, rendimiento escolar...

El exceso de trabajo, la falta de tiempo y el cansancio son sus causas más frecuentes. En la mayoría de casos, está relacionado con la manera en la que es percibido el entorno, sobre todo cuando es un ambiente hostil y está sujeto a tensiones que pueden ser incluso políticas y sociales.

«Regulando las emociones, independientemente de las condiciones externas, podemos dominar nuestro entorno y gestionar el estrés. Los pensamientos y sentimientos tienen un efecto sobre la propia realidad. Cada vez que se reacciona con temor y ansiedad se alimenta el siguiente momento de desasosiego», señala Dispenza.

Los asistentes al seminario desconectarán esta semana de su actividad cotidiana y tomarán distancia de su ambiente habitual para aprender a gestionar el estrés, modificar la percepción de la realidad y conseguir el cambio personal.

«Las nuevas elecciones nos llevan a un nuevo comportamiento que provoca la segregación de nuevas sustancias a las que el cuerpo se habitúa. De esta manera, podemos evolucionar y realizar cambios oportunos para conseguir el equilibrio y sentirnos mejor», sostiene.

El método Dispenza, que aplica la neurociencia, la epigenética y otras herramientas científicas, parte de la premisa de que la mente percibe e interpreta la información de una manera determinada, dando lugar a una reacción.

«Se van haciendo estructuras mentales y, al repetirse, se convierten en una mentalidad establecida y rígida hasta hacer creer que es la única interpretación posible».

Por ello, dice Dispenza, el cambio en la percepción personal «se puede llevar a cabo por inversión de esta misma premisa: repitiendo al cerebro imaginaciones muy vividas se hacen conexiones neuronales nuevas que, si son repetidas de forma consciente y continuada, van creando una red tan automática como las que han salido espontáneamente y se han ido repitiendo».

Temas

Comentarios

Lea También