Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Tarragona Formación

"El examen de catalán de la selectividad ha sido más fácil que el de castellano"

Las pruebas de lengua y literatura han sido las protagonistas de la primera jornada. La mayoría de alumnos coinciden en su valoración: la de catalán les ha parecido más sencilla

Mònica Just

Whatsapp
Un grupo de alumnos, en un aula de la URV, este martes. Foto: Alfredo González

Un grupo de alumnos, en un aula de la URV, este martes. Foto: Alfredo González

Nervios, dudas y un último repaso fugaz. Los alumnos comentaban todavía algunos detalles alrededor de las ocho y media de la mañana, justo antes de entrar en el aula para realizar el primer examen de la selectividad. Se saludaban. Se ubicaban. Y esperaban, documentación en mano, a que los responsables pronunciaran su nombre para entrar y empezar la primera prueba, la de lengua castellana y literatura

Las Pruebas de Acceso a la Universidad (PAU) han arrancado este martes para 2.881 estudiantes tarraconenses –más de 32.000 en toda Catalunya–. Los primeros exámenes han sido los de lengua y literatura castellana y catalana. Un texto de José María Merino, otro de Gonzalo Torné, preguntas sobre Últimas tardes con Teresa de Juan Marsé y el regreso de la figura de la catáfora son algunas de las cuestiones que han entrado en el de castellano. En catalán, los alumnos han trabajado un fragmento de la novela Incerta glòria, de Joan Sales, y otro de un artículo académico sobre la presencia de la mujer en el ámbito académico.

Alumnos a su salida de los primeros exámenes de la selectividad
Estudiantes del Institut Cambrils, a su salida de los primeros exámenes de las PAU en la Facultat d'Economia i Empresa. Foto: Alfredo González

‘No ha sido demasiado difícil’

La mayoría de los estudiantes consultados afirmaban que les había parecido más fácil el de catalán. Así lo señalaban Olga Gámez y Belén Mesa, alumnas del Institut Cambrils, quienes añadían que, en general, las primeras pruebas no les habían parecido demasiado difíciles.

Junto a ellas, un grupo de jóvenes del mismo centro lamentaba que en la prueba de castellano se les pidió el comentario muy concreto de un poema que prácticamente nadie se había leído. Y la presencia de la polémica catáfora. Lo decía Xavi Gámez, justo en la puerta de la facultad y tras haber terminado el segundo examen, subrayando las ganas que tiene de poder celebrar su cumpleaños: «Es el viernes». Guillem Javaloy y Pol Recasens coincidían con los demás. Igual que Jordi Rovira que, a diferencia de sus otros compañeros, no había acabado la jornada. Por la tarde tenía otro examen. El de química.

Los aspirantes a maestro deberán realizar este sábado una Prueba de Aptitud Personal 

Berta y Helena Cortiella son hermanas gemelas, alumnas de la Escola Puigcerver de Reus. Y están relativamente contentas de las pruebas. La de castellano les parece más difícil en comprensión lectora. Pero en la parte común, les ha ido mejor la de catalán. Helena quiere ser fisioterapeuta. Y confía en que todo vaya bien para poder conseguirlo. El camino de Berta es otro: el magisterio. Por ello deberá realizar este sábado la Prueba de Aptitud Personal (PAP), un día más de exámenes. Estas dos hermanas, como la mayoría de sus compañeros, preveían dedicar el resto del día a recargar pilas y repasar los últimos detalles para la segunda tanda de las PAU. Los estudiantes coinciden en algo: quieren que la semana pase rápido. Poner toda la carne en el asador y conocer las notas para saber qué será de ellos en el próximo curso.

Según los primeros datos del Departament d’Ensenyament, de los 2.881 estudiantes tarraconenses que se examinan, 2.534 proceden de bachillerato; 144 de ciclos formativos de grado superior, y 203 de acceso libre.

Selectividad 2017
Una alumna, entrando en el aula para el primer examen de las PAU: Foto: Alfredo González

Dividida en dos fases

Las Pruebas de Acceso a la Universidad se dividen en dos fases: la general, que es obligatoria y consta de un total de cinco exámenes, y la específica, que es voluntaria para todos los perfiles de estudiantes y sirve para subir nota. En la fase general, los alumnos se examinan de cuatro materias comunes (lengua catalana y literatura, lengua castellana y literatura, lengua extranjera, historia o historia de la filosofía) y una a escoger vinculada a las comunes de opción: matemáticas, latín, historia del arte/ historia y fundamentos de las artes, y matemáticas aplicadas a las ciencias sociales. 

En la fase específica, la que permite subir la nota final hasta los 14 puntos, pueden examinarse de tres materias de modalidad entre 21 asignaturas. Con la nota ponderada de las dos mejores calificaciones se calcula la de admisión a la carrera universitaria elegida.

Los resultados de los exámenes podrán consultarse a partir del próximo 29 de junio por Internet. Quienes no consigan la calificación deseada, pueden presentarse a la próxima convocatoria, prevista para principios de septiembre.

Temas

Comentarios

Lea También